En el TRABAJO

Aprendiendo de la Hormiga | En el TRABAJO

Proverbios 6.6-8

Proverbios 6:6-8

VE A LA HORMIGA, oh perezoso, MIRA SUS CAMINOS, Y SÉ SABIO; la cual NO TENIENDO CAPITÁN, ni gobernador, ni señor, PREPARA EN EL VERANO SU COMIDA, Y RECOGE EN EL TIEMPO DE LA SIEGA su mantenimiento.”

Unas de las especies de insectos que siempre llamarán la atención serán las hormigas por su elaborado sistema de vivienda y compleja manera de trabajar en forma conjunta. Las hormigas son sociales, ellas tienen muchos comportamientos que nos recuerdan a los comportamientos de nuestras familias y de nuestra sociedad. Por ejemplo, las hormigas obreras cuidan a las larvas, las alimentan y las lavan. Las hormigas pueden comunicarse entre ellas. Ellas pueden comunicar, entre otras cosas, direcciones (dónde se halla la comida) y dar alarmas.

La mayoría de las especies construyen complejos hormigueros, sin embargo otras prefieren hacerlos más sencillos debido a su condición nómada. Tienen un ordenado y muy estructurado sistema social. Se dividen en castas y contrariamente a lo que se piensa, una colonia puede tener varias reinas o incluso, no tenerlas.

Pero de algo que siempre estaré fascinado de ellas es ver la manera como trabajan día y noche para cuidar de la reina, de las larvas, y por su puesto de ellas mismas. Son grandes trabajadores.

Hay dos cualidades que este pasaje resalta de estos curiosos insectos:

1) Su capacidad de trabajar sin la necesidad de un “capitán” (v. 7) y;

2) Su capacidad de prever el futuro para evitar contratiempos (v. 8).

Nuestros trabajos, no importa donde estemos, siempre tendrá una descripción básica de lo que se espera de nosotros. Seamos jefes, secretarias, contratistas, despachadores, contadores, etc. Cada uno tiene una tarea que cumplir dentro del organigrama de trabajo, en otras palabras, lo que se debe o no hacer en nuestra posición. Si usted ya sabe lo que debe hacer en su puesto de trabajo, pues eso es lo que se espera de usted.

A veces habrán personas que reclamen la falta de cumplimiento de las tareas asignadas a un compañero de trabajo, y es muchas veces porque esa persona no lo está haciendo en verdad. Si todos realizáramos nuestro trabajo de acuerdo a nuestra descripción laboral no necesitaríamos tanto de supervisores o líderes de áreas que nos controlen y recuerden que hacer, pero la presencia de ellos es porque lamentablemente no hacemos lo que deberíamos.

El pasaje de hoy dice que una persona “sabia” sigue el ejemplo de las hormigas. Una persona dedicada es alguien que sabe su trabajo y que no requiere de alguien para que lo “motive”. Si usted hace su trabajo a cabalidad y con dedicación, nadie estaría sobre usted recordando lo que debe hacer, ¿verdad?

Otra de las cualidades de la hormiga es la capacidad de prever para el futuro. Un buen trabajador sabe lo que necesitará para mañana y el futuro cercano para poder trabajar sin detenerse. No necesita darse cuenta que le falta algo para solicitarlo, sino que con tiempo encarga o adquiere lo que requiere para reemplazarlo cuando llegue el tiempo. Si usted sabe lo que va a necesitar, con tiempo lo va a pedir, para que nada detenga su “constante y buen” trabajo.

¿Quiere ser un buen trabajador?
Trabaje SIN necesidad de “capitán”
y siempre vea lo que vaya a requerir a tiempo
para que NO le falte nada.

Categorías:En el TRABAJO

Tagged as: ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s