Vida Cristiana

Nacido en este tiempo y con propósito | VIDA CRISTIANA

2 Timoteo 4.6-7

Ester 4:13-14

“Entonces dijo Mardoqueo que respondiesen a Ester: No pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier otro judío. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y QUIÉN SABE SI PARA ESTA HORA HAS LLEGADO AL REINO?”

La reina Ester se encontraba ante una encrucijada. Su tío Mardoqueo se había enterado de un plan malvado elaborado por Amán, enemigo de los judíos y amigo cercano del rey Asuero, que pretendía eliminar por completo a todos los judíos del reino. Amán había planificado obtener una orden del rey para que sean asesinados todos los judíos.

Mardoqueo, enterándose de ello le pide a su sobrina Ester que vaya e interceda ante el rey para evitar tal masacre, que afectaría la vida de su pueblo, y por ende de su tío y su familia. La reina Ester sabía muy bien que era una petición difícil de hacer, pero llegó a comprender que si ella había llegado a ser la Reina de Persia, es porque Dios lo había permitido para que cumpla con su parte del Plan de Dios. Con temor, pero con decisión se presentó ante el rey y logró destruir el plan de Amán y llegó a eliminar el edicto del rey, por lo que entendió que ese había sido su llamado. Había nacido en ese tiempo para ese propósito.

Al igual que Mardoqueo y Ester, cada uno de nosotros hemos nacido con un propósito en esta tierra. Dios nos puso aquí no solamente para nacer, crecer y morir. ¡NO! Dios nos permite vivir aquí para que participemos de Sus planes eternos.

Cada uno de nosotros tenemos una tarea, cada uno tenemos un plan que seguir, cada uno tenemos una parte en el complejo, pero maravilloso, Plan de Dios.

Primero, debe entender que para ser parte del Plan debe saber cuál es su parte. Muchos de nosotros no sabemos para qué estamos aquí. Si este momento está leyendo este mensaje, déjeme decirle que es exactamente esto lo que Dios quería que lea, Él quiere decirle que SI, usted tiene parte en el Plan de Dios. Lo que debe es comenzar a preguntar a Dios que es lo que Él desea que haga. Ore, pase tiempo leyendo la Biblia, busque en la iglesia y trate de ver que parte puede tener en ese Plan.

Segundo, no solamente debe saber que parte tiene, sino que debe realmente estar interesado en participar. Muchos estamos “tan envueltos” en este mundo que no ponemos nuestra mira en las cosas de Dios. Colosenses nos dice que debemos poner la mira en las cosas de “arriba” (Colosenses 3:1-2), en las cosas eternas del Reino de Dios. No mire a las cosas de la tierra, pues son pasajeras y sin valor eterno. El Plan de Dios y nuestra participación en él tienen una connotación eterna.

Tercero, cuando sepa para que está aquí y decida participar en el Plan, no sea un obrero momentáneo. Sea fiel, y esfuércese por participar fielmente hasta que Dios decida por fin llevarlo a Su presencia.

Usted no está aquí por casualidad, usted tiene un propósito. Busque a Dios, busque participar en la iglesia, ore, lea la Biblia, y encontrará el propósito; y después, sea fiel el hacerlo hasta el final.

«Padre, ayúdame a conocer tus planes y propósitos, y ayúdame a seguirlos fielmente»

“Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. HE PELEADO LA BUENA BATALLA, HE ACABADO LA CARRERA, HE GUARDADO LA FE.” – Apóstol Pablo (2 Timoteo 4:6-7)

Categorías:Vida Cristiana

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s