Vida Cristiana

¿Dar lo “más preciado” a Dios? | VIDA CRISTIANA

mesadesacrificioisladelsolbolivia1152_12817492525tpfil02aw29549 (2)

Génesis 22:1-3

“Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.”

¿Has estado en un momento en tu vida en donde alguien te pide que entregues lo más preciado que posees o todo lo que tienes?

Curiosa situación que realmente puede sucedernos y en la cual no quisiéramos ni siquiera pensar. Si le pregunto en este momento «¿Qué es lo que más ama o disfruta de su vida?» ¿Cuál sería su respuesta? Puede ser un objeto, una posición en el trabajo, una relación o… como en el caso de Abraham, un miembro de su familia. La siguiente pregunta sería «¿Está usted dispuesto a darlo por amor a Dios?».

Cuando pensamos por un momento, la respuesta inmediata en muchos puede ser «”seguro que lo haría, ¿por no?”». Pero a la verdad ¿lo haríamos?

Dios le dijo a Abraham “Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto” (v.2), eso quiere decir literalmente “ponlo en un altar como sacrificio” por mí.

Me gusta mucho ver la respuesta que Abraham tuvo: “Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.” (v.3)

No se que habrá pensado durante esa noche, pero dice la Biblia que al otro día se levanto y fue. No se cuánta paz tuvo, pero estaba decidido hacer lo que Dios le pidió. No se cómo lidió con Saraí para decirle «”llevo a nuestro hijo a sacrificarlo, así que no me esperes a cenar”». Hay muchas cosas que no sé, pero la Biblia dice que confió en Dios y por ello obedeció.

¿Si Dios nos pidiera algo así para hacer, responderíamos como Abraham?

Hebreos 11:17-19.
“Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.”

Por supuesto que sabemos en que terminó la historia, Dios detuvo a Abraham y proveyó de un cordero para el sacrificio, pero Abraham no lo sabía, solo confiaba y esperaba que sí (Génesis 22:8).

Fe y Obediencia van de la mano. Caminar con Dios requiere esa clase de vida. La confianza de Abraham estaba en saber por certeza que lo que Dios pedía traería una bendición posterior. Ello da confianza. ¿Estamos dispuestos a caminar en las huellas de Abraham? La certeza que Dios nos pide algo para que recibamos algo mejor es lo que crea esa clase de confianza.

Dios ofreció en sacrificio la vida de Su propio Hijo Jesucristo para que muera por nuestros pecados y así darnos una “bendición posterior” mejor, vida eterna por medio de la fe en ese sacrificio (Juan 3:16). Ello hace de Dios alguien digno de nuestra absoluta confianza.

¿Podrías confiar en Dios?

Juan 3:16.
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Categorías:Vida Cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s