Vida Cristiana

Dios, nuestro gran amparo y lugar de refugio | VIDA CRISTIANA

web_3752

Salmo 46:1-3, 7.

DIOS es nuestro AMPARO y FORTALEZA, Nuestro PRONTO AUXILIO en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza… Jehová de los ejércitos está con nosotros; NUESTRO REFUGIO ES el DIOS de Jacob.”

En los Estados Unidos, el Caribe y en otros países del mundo se está constantemente ante fenómenos naturales que vienen acompañados de lluvia y gran viento y que producen mucha destrucción. Tifones, huracanes y tornados son fenómenos que producen una enorme devastación a su paso.

En muchos de estos lugares se han construido áreas donde las personas se pueden refugiar de estos embates de la naturaleza.

Nosotros podemos enfrentar otro tipo de “tormentas” que pueden llegar a “devastar” nuestras vidas, las tribulaciones. Cuando esto sucede, anhelamos estar en un lugar en donde nada pueda hacernos daño, un refugio en donde podamos esperar pacientemente el paso de estos “fenómenos” sin que nos afecte.

El autor del Salmo utiliza un grupo de palabras que realmente nos dicen mucho de Quién es nuestro Dios en medio de estas “tormentas”.

AMPARO (“makjase” H4268) quiere decir un lugar donde huyo para protección.

FORTALEZA (“oz” H5810) enseña que Dios es la fuente de fuerza que necesitamos en momentos de debilidad o angustia.

PRONTO (“meód” H3966) tiene el significado mas bien de algo muy grande o enorme, es más un superlativo; dando a entender que Dios es nuestro más grande “Ayudador” (AUXILIO“ezrá” H5833).

REFUGIO (“misggáb” H4869) significa un lugar elevado o inaccesible. Un lugar donde nos podemos refugiar y defendernos, donde no vamos a estar al alcance de nuestro enemigo.

El autor al escribir este Salmo nos estaba diciendo: “«Dios es el lugar a donde debemos correr huyendo cuando la tormenta se nos aproxima (AMPARO). En Él vamos a encontrar la fuerza que necesitamos para enfrentar la tormenta en nuestra vida (FORTALEZA). Si necesitamos algo, Dios es nuestro más grande ayudador (PRONTO AUXILIO). El mismo Dios que cuidó de Jacob, es el mismo Dios donde nos podemos defender de nuestros enemigos, seguros que nadie nos puede alcanzar ahí (REFUGIO)».”

Cuando enfrentes un problema en tu vida, recuerda que “Jehová de los ejércitos está con nosotros; NUESTRO REFUGIO ES el DIOS de Jacob.” Salmos 46:7

«Dios permite la tormenta para que corras urgentemente a refugiarte en Su presencia»

Categorías:Vida Cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s