Vida Cristiana

Confianza que contagia | VIDA CRISTIANA

CONTAR_HISTORIAS

Salmos 40:1-3.

PACIENTEMENTE ESPERÉ A JEHOVÁ, Y SE INCLINÓ A MÍ, Y OYÓ MI CLAMOR. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. PUSO LUEGO EN MI BOCA CÁNTICO NUEVO, ALABANZA A NUESTRO DIOS. VERÁN ESTOS MUCHOS, Y TEMERÁN, Y CONFIARÁN EN JEHOVÁ.”

David fue un maravilloso rey en Israel; trajo prosperidad y protección a su pueblo durante su reinado. Pero estos años de bonanza no llegaron de la nada. Durante el tiempo que recibió la promesa de Dios para ser rey hasta que llegó a serlo pasaron un poco más de 10 años (1 Samuel 16 – 2 Samuel 5).

Fue durante este tiempo en dónde David llegó a conocer a Dios como su esperanza. Mientras que luchó contra leones y osos, derrotó a Goliat, fue protegido de las manos de Saúl, y ganaba batallas contra los filisteos, fue donde llegó a conocer a Dios como su protector.

En el versículo 1 de este Salmo, David nos dice que aprendió a esperar pacientemente en Jehová; esta espera demandaba confianza en Dios en medio de los momentos más difíciles. David estaba seguro que así como Dios lo había cuidado de las fieras del campo, Dios lo cuidaría en cada circunstancia de su vida (1 Samuel 17:37).

Muchos de los Salmos escritos por David hablan de las victorias y los momentos de cuidado que recibió de parte de Dios. Estos Salmos han sido de inspiración para muchos de nosotros. Nuestra fe es reforzada en momentos de lucha y grandes pruebas al leerlos, y estos Salmos nos han ayudado en las tormentas de la vida para seguir confiando en el Señor.

Si has aprendido a confiar en Dios y a esperar en medio de las pruebas, y has visto la mano protectora de Dios en tu vida, por qué no cuentas a otros las maravillas que Él ha hecho. Esto puede ayudar a los demás a creer en Dios y aprenderán a confiar y esperar en Él.

Salmos 40:5 (NVI)

MUCHAS SON, SEÑOR MI DIOS, LAS MARAVILLAS QUE TÚ HAS HECHO. No es posible enumerar tus bondades en favor nuestro. Si quisiera anunciarlas y proclamarlas, serían más de lo que puedo contar.”

Si has sido bendecido por Dios hoy día, deja que otros sepan de las bondades de nuestro Dios. ¡Ellos necesitan escucharlas!

Salmos 40:3 (NVI)

“Puso en mis labios un cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios. AL VER ESTO, MUCHOS tuvieron miedo y PUSIERON SU CONFIANZA EN EL SEÑOR.”

Categorías:Vida Cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s