Vida Cristiana

Una fe que honra a Dios | VIDA CRISTIANA

Romanos 4.20

Romanos 4:18-21 (PDT)

“Dios le dijo a Abraham: «Tendrás muchos descendientes». Y, contra toda esperanza, creyó a Dios. Por eso fue padre de muchas naciones. Abraham tenía alrededor de cien años, no estaba en edad de tener hijos, y su esposa Sara era estéril. Abraham sabía todo esto, pero su fe no se debilitó. MANTUVO FIRME SU FE en la promesa de Dios sin dudar jamás. Cada día SU FE SE HACÍA MÁS FUERTE, y ASÍ ÉL DABA HONRA A DIOS. Abraham estaba seguro de que Dios sería capaz de cumplir su promesa.”

En este pasaje podemos ver unas de las características espirituales de la vida de Abraham: «su FE». Es muy cierto que la fe de Abraham y su obediencia no fueron completamente perfectas ante Dios todo el tiempo, pero podemos decir con certeza que su vida fue un proceso de constante crecimiento espiritual, y por ende su fe y obediencia fueron creciendo hasta el punto de ser reconocido en el libro a los Hebreos.

Hebreos 11:17-19

POR LA FE ABRAHAM, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.”

Obviamente Abraham no comenzó correctamente, tuvo varios desaciertos en su vida que lo llevó inclusive a tener un hijo con su sierva (Génesis 16), y su esposa Sara fue librada por Dios de “estar con otro hombre” (Génesis 12 y 20).

Nuestra vida espiritual es similar, no siempre comenzamos nuestra “jornada” con buenos pasos. Nuestra inmadurez de carácter y nuestra falta de fe y confianza en Dios nos llevan a actuar erróneamente. Fallamos, caemos, nos levantamos y seguimos. Dudamos, sufrimos, nos estresamos y confiamos. Es un proceso de altos y bajos. Pero mientras vayamos avanzamos y aprendemos a confiar en Dios, nuestra vida irá cambiando; lo que hacemos, decimos o pensamos estarán siendo afectadas positivamente a medida que vamos creciendo al carácter de Cristo. (1 Corintios 13:11)

Los cambios son posibles, pero requerirá de nuestra diaria decisión de seguir a Dios y buscar Su ayuda para nuestro proceso transformador.

La Fe de Abraham trajo consigo no solamente un cambio radical y positivo en su vida, sino que con ello también trajo gloria hacia Dios: “…Cada día SU FE SE HACÍA MÁS FUERTE, y ASÍ ÉL DABA HONRA A DIOS.” (Romanos 4:20 PDT). Nuestra vida irá trayendo gloria a Dios a medida que vaya creciendo en fe.

Recuerde: «Aun NO somos lo que llegaremos a ser en el futuro, pero ya NO deberíamos ser lo que fuimos en el pasado»

2 Tesalonicenses 3:3

“Pero fiel es el Señor, QUE OS AFIRMARÁ y guardará del mal.”

Categorías:Vida Cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s