Liderazgo

El valor de los Padres Piadosos | MATRIMONIO Y HOGAR

Job 1.2

Job 1:1-2, 4-5.

“Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y ERA ESTE HOMBRE PERFECTO Y RECTO, TEMEROSO DE DIOS Y APARTADO DEL MAL. Y le nacieron siete hijos y tres hijas… E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.”

En nuestra sociedad se aprecia mucho el valor de padres que sobresalen por cualidades como: Su cuidado emocional o material de la familia; el nivel socio económico que ellos pueden brindar; su trabajo o relevancia en lo laboral; etc. Muchas pueden ser las cualidades que harán resaltar el valor de los padres, mismas que son dignas de reconocer.

Lamentablemente poco se escucha reconocer del valor piadoso de los padres. Los hijos, en una mayoría, no consideramos el valor que tiene el área espiritual que nuestros padres deben tener; y los padres, ubican el área espiritual en un plano secundario. La Biblia por su parte hace lo contrario, siempre resaltará primeramente el valor espiritual de los padres, porque de ello dependerá la manera como los padres se relacionarán dentro del hogar.

Job es resaltado en su vida por ese carácter piadoso. Lo primero que se menciona del carácter de Job es su vida espiritual. Dice la Biblia que era un “hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (v. 2), vaya descripción que esta sería en un padre de hoy.

Si yo hubiese sido hijo de Job, no creo que hubiere dicho primero: «Saben, nuestro padre tiene tal o cual trabajo; o él nos llevó a pasear a tal lugar o al cine». Yo creo que la más adecuada descripción que hubiera dado de él fuera: «Mi papá nos cuida mucho y nuestra familia es muy feliz; tanto que hasta compartimos todo el tiempo con felicidad y gran amor. Esto lo debemos a que mi papá ama a Dios con toda su vida y cada día por la mañana está orando por nosotros y vive intercediendo por nuestras vidas. Papá Job además nos lleva todos los domingos a la iglesia y así nosotros también aprendemos de Dios y Su Palabra. Por cierto, con papá leemos la Biblia todos los días y nos corrige con amor cuando hacemos mal. Que padre tan piadoso tenemos, y estamos muy agradecidos a Dios por él. Esa, creemos, es la razón por la que Dios nos bendice tanto.»

La verdad es que cada uno de nosotros valoramos a nuestros padres por múltiples razones, y todas ellas pueden ser muy valiosas si son buenas y dignas de reconocimiento; pero si hay algo que debemos reconocer de nuestros padres con gran aprecio, debería ser su vida espiritual.

Para que una familia tenga una vida equilibrada y bendecida necesita velar por estas tres áreas: 1. Espiritual, 2. Emocional, y 3. Material; y en ese orden de prioridad.

Mateo 6:33.

“Mas BUSCAD PRIMERAMENTE EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s