En el TRABAJO

Dile NO a la Ley del Talión | En el TRABAJO

Mateo 5.38-44

Mateo 5:38-44

“Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. PERO YO OS DIGO: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, HACED BIEN A LOS QUE OS ABORRECEN, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”

Imagine que un compañero de trabajo con quien tiene problemas requiere su ayuda; sea que él le haya solicitado que le ayude, o sea que usted sepa que él está necesitado y usted puede ayudar: ¿Qué haría? Creo que nuestra respuesta natural sería el no hacer nada o hacerle pagar de alguna forma alguna injusticia que hemos recibido.

Ley del Talión es la denominación tradicional de un principio jurídico de justicia retributiva en el cual se impone un castigo similar al recibido. Consiste en hacer sufrir al delincuente un daño igual al que causó.

Nuestro egocentrismo y rencor harían que tomemos una decisión que vaya a afectar de manera negativa la manera como responderíamos ante la ayuda solicitada por nuestro “enemigo” de trabajo.

El pasaje en Mateo nos dice que la Ley del Talión era algo común en ese tiempo, y la verdad que era una ley del Antiguo Testamento en el que se traía justicia ante los actos de violencia (Éxodo 21:23-25). Y de alguna forma este principio dio origen a dicha Ley del Talión. El Nuevo Testamento trae ante nosotros un escenario totalmente diferente, nos llama a hacer algo bueno por quien nos ha hecho mal.

Hay varios motivos por el que debemos cambiar nuestra actitud ante quienes nos hayan causado algún daño o ante quienes tenemos conflictos:

  1. Debemos amar a todos, aún a nuestros enemigos (Mateo 5:44)
  2. Debemos bendecir con el bien a quienes nos hagan mal (Mateo 5:44; Romanos 12:17)
  3. Debemos perdonar a nuestros enemigos (Mateo 6:12, 14 y 15)
  4. Debemos hacer el bien siempre aunque no seamos retribuidos por ello (1 Pedro 3:17)
  5. Debemos hacer el bien y dejar el pago del mal a Dios (Romanos 12:19)

Así que si alguien está necesitado de nuestro favor en el trabajo, vayamos prestos con amor sincero y hagamos con ánimo pronto lo que nos piden, y aún más (Mateo 5:40-42); así estaremos bendiciendo sus vidas con nuestra ayuda y bendiciendo la nuestra con la obediencia a Dios.

1 Tesalonicenses 5:15

“Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes SEGUID SIEMPRE LO BUENO unos para con otros, y PARA CON TODOS.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s