Vida Cristiana

Siempre habrá una nueva oportunidad | VIDA CRISTIANA

Lamentaciones 3.22-23

Salmos 106:40-45

“Se encendió, por tanto, el furor de Jehová sobre su pueblo, Y abominó su heredad;  Los entregó en poder de las naciones, Y se enseñorearon de ellos los que les aborrecían.  Sus enemigos los oprimieron, Y fueron quebrantados debajo de su mano.  Muchas veces los libró; Mas ellos se rebelaron contra su consejo, Y fueron humillados por su maldad.  Con todo, ÉL MIRABA CUANDO ESTABAN EN ANGUSTIA, Y OÍA SU CLAMOR; Y SE ACORDABA DE SU PACTO CON ELLOS, Y SE ARREPENTÍA CONFORME A LA MUCHEDUMBRE DE SUS MISERICORDIAS.

El Pueblo de Israel se ha caracterizado en la Biblia por su constante infidelidad hacia Dios. Una y otra vez leemos que cuando estaban bien con Dios iban en pos de ídolos o tenían comportamientos vergonzosos que hacían que Dios los dejara en su pecado y sufrieran el castigo de Su justicia.

Desde el versículo 6 del Salmo 106 vemos al autor compartiendo la constante infidelidad e iniquidad de Israel. Nos dice que a pesar de las obras que el pueblo vio en Egipto, o cuando cruzaron el Mar Rojo, Israel prontamente se olvidaba de esa magnífica obra (V. 13) y se postraban ante el “buey que comía hierba” (V. 20). Cuando la nación de Dios entró en la Tierra Prometida no eliminaron a todos sus enemigos para evitar que esas naciones los lleven a adorar a otros dioses, al contrario, aprendieron de “sus obras” y ello fue causa de la ruina de Israel (V. 34-36). Una y otra vez se postraron ante ídolos y se prostituyeron espiritualmente con las demás naciones. ¡Qué triste historia!

Cuando comparo mi vida con el caminar de Israel, veo claramente que no existe mucha diferencia. En nuestro caminar diario vivimos enfrentando nuevas tentaciones, las mismas que nos llevan a pecar y alejarnos de Dios. Cada día nos levantamos desde temprano a buscar a nuestros propios “bueyes” y los alimentamos con la “hierba de nuestra pecaminosidad”. No hay mucha diferencia entonces con Israel.

Lo grandioso del amor de Dios es que a pesar de nuestra constante infidelidad Él permanece Fiel (2 Timoteo 2:13) y Su Misericordia es para siempre (V. 1). Dios siempre está dispuesto a darnos una nueva oportunidad para cambiar y darnos un nuevo día para iniciar bajo Su bendición.

En medio de la angustia por las consecuencias de nuestros pecados, y a pesar que nuestra infidelidad constante con Dios, los creyentes tenemos la posibilidad de buscar a nuestro Padre Quien es fiel para perdonar y restaurar nuestra vida (1 Juan 1:9). Aunque Dios se apartó de Israel para dejarlos que saboreen las consecuencias desastrosas de sus pecados, siempre estuvo dispuesto a escucharlos, perdonarlos y restaurarlos (V. 44-45). Tú y yo siempre tenemos una nueva oportunidad para iniciar un nuevo día ante la Misericordia de Dios. ¡Él está dispuesto a darnos un nuevo comenzar!

Salmos 106:1

“Aleluya. Alabad a Jehová, PORQUE ÉL ES BUENO; PORQUE PARA SIEMPRE ES SU MISERICORDIA.”

Categorías:Vida Cristiana

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s