Evangelismo

Anhelando profundamente su Salvación | Una mirada a las MISIONES

Romanos 10.1

Romanos 10:1

“Hermanos, ciertamente EL ANHELO DE MI CORAZÓN, Y MI ORACIÓN A DIOS por Israel, ES PARA SALVACIÓN.”

¿Cuándo ora por su país o el lugar donde usted está sirviendo, lo hace pidiendo por bienestar, o por la economía, o por un mejor gobierno, o por seguridad social? ¿Cuáles son los motivos por los que ora?

Muchas veces los comentarios en las calles o las noticias que escuchamos en los noticieros hablan mucho de lo mal que está un país, una región, una ciudad, etc.; y la verdad que hay que orar por el bienestar propio y colectivo de la comunidad en la que vivimos.

Pero, ¿qué hay de nuestra preocupación por las personas que van al infierno a causa de sus pecados?

La Palabra de Dios nos dice que a consecuencia del pecado el hombre está destinado a pasar la eternidad en el infierno pagando justamente por nuestra maldad (Romanos 6:23a). Jesucristo dijo enfáticamente que el infierno es real y que será un lugar de sufrimiento eterno, un lugar oscuro y que arderá por la eternidad (Mateo 23:33; Mateo 24:51). Por cuanto TODOS pecamos, estamos impedidos de pasar nuestra eternidad en el cielo (Romanos 3:23).

La gran noticia es que Dios ha permitido dar la oportunidad al hombre para que pueda evitar ese castigo. Ser salvo es ser librado de una condena eterna en el infierno; ser salvo es tener la posibilidad de recibir perdón de todos los pecados; ser salvo es tener la seguridad de ir al cielo a la presencia de Dios por la eternidad.

Solamente hay una forma de ser SALVO, y solamente se consigue mediante una convicción plena de que Cristo murió por nuestros pecados; de que Cristo, y solamente Cristo, es nuestro Camino a la presencia del Padre; de que Cristo ya pagó por nuestra condena y que nosotros recibimos el perdón de nuestros pecados no por méritos propios, sino porque Cristo ya sufrió nuestra condena en la Cruz.

La Salvación es un regalo que se recibe por FE únicamente, no la conseguimos nosotros por nuestro “buen comportamiento”, sino que es un REGALO INMERECIDO dado por DIOS.

Efesios 2:8-9 (DHH)

“Pues por la bondad de Dios HAN RECIBIDO USTEDES LA SALVACIÓN POR MEDIO DE LA FE. No es esto algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que ES UN DON DE DIOS. NO ES EL RESULTADO DE SUS PROPIAS ACCIONES, de modo que nadie puede gloriarse de nada.”

¿Qué debe hacer una persona para ser salva? 1. Reconocer que es pecadora, 2. Pedir perdón a Dios, 3. Creer plenamente que solo Cristo le puede salvar, 4. Pedir en oración a Cristo que le salve de la condenación y suplicar en oración que lo cambie. Así una persona puede ser SALVA.

Pablo oraba para que los israelitas puedan ser SALVOS, pues ellos no habían reconocido sus pecados, ellos no habían pedido perdón a Dios, ellos no habían creído que Cristo era su único Salvador. Es por eso que Pablo oraba, para que su pueblo, la gente que conocía y que amaba no vayan al castigo eterno, sino que sean SALVOS por medio de la FE en Cristo.

Nuestro deber es llevar el mensaje de salvación a toda criatura, eso es lo que Pablo hacía. Pero todo debe comenzar con la oración, para que la gente que vaya a escuchar el mensaje llegue a creerlo y reciba SALVACIÓN.

¿Estamos orando por la salvación de nuestra familia, de nuestros amigos, de nuestra ciudad, de nuestro país, de todo hombre?

¡Misiones inicia con una ORACIÓN DE CORAZÓN por aquellos que necesitan urgentemente SALVACIÓN!

¿POR QUIÉN VAS A ORAR HOY?

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s