Matrimonio y Hogar

Bueno y Delicioso | MATRIMONIO Y HOGAR

Salmos 133.1

Salmos 133

“¡MIRAD CUÁN BUENO Y CUÁN DELICIOSO ES HABITAR los hermanos juntos EN ARMONÍA! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; PORQUE ALLÍ ENVÍA JEHOVÁ BENDICIÓN, y vida eterna.”

Cuando pienso en algo “Bueno y Delicioso” lo que se me viene a la mente es un buen helado de vainilla cubierto con una salsa de fresas, mi combinación favorita. Sea como sea que venga el helado, muy difícilmente nos podemos alejar de la posibilidad de disfrutar de alguna variedad de este tipo de postre.

Dentro del hogar, sea en el matrimonio o en la vida familiar, no existe nada más agradable que vivir en un ambiente de paz y armonía. Las familias que viven bajo el abrigo de las buenas relaciones ofrecen un lugar del cual difícilmente nos queremos alejar.

David en su salmo utiliza dos ejemplos que describen simbólicamente esta relación de armonía: El óleo o aceite, y el rocío del Monte Hermón.

El aceite en la Biblia tiene un significado espiritual. Cuando Aarón fue ungido con aceite, tenía el propósito de bendecir su sacerdocio con la presencia de Dios. El aceite era colocado en la cabeza de las personas para indicar que estaban apartados por Dios para cumplir propósitos especiales. El Nuevo Testamento habla que el Espíritu Santo es ese “óleo” que bendice la vida del creyente. El aceite es símbolo de la presencia de Dios.

Hermón es un monte que se encuentra al norte de la nación de Israel y que por sus fuentes da origen al Río Jordán, y por ende al Mar de Galilea. La presencia del rocío en una montaña asegura la constante formación de riachuelos que alimentarán las fuentes que alimentan los ríos. Es el Mar de Galilea y el Río de Jordán que dan vida a los valles de Israel. El Monte Hermón es una fuente de provisión, pero también de vida y frescura al paisaje.

Una buena relación familiar puede ser ese medio donde la presencia de Dios puede traer bendición y en donde la comunión armónica de los miembros nos puede alegrar la vida llenando de frescura el alma.

Por el contrario, un ambiente hostil lleno de peleas y conflictos entre los esposos, los padres y sus hijos, o entre los hermanos, siempre será un lugar donde no se pueda encontrar a Dios fácilmente y donde la sequedad de las relaciones va a llenar las vidas con desiertos emocionales.

Cada uno de nosotros podemos traer bendición o no a la vida de nuestras relaciones en nuestra casa. Seamos esa fuente constante de óleo y rocío en el hogar para llenar de “bendición” a nuestros seres amados.

Pídale a Dios ser esa bendición, ser esa persona que traiga alegría, vida, paz y armonía a su hogar; los suyos la necesitan. Pida a Dios también por los otros miembros de su familia, para que ellos también vean lo “Bueno y Delicioso” es que todos vivamos en armonía.

Santiago 3:18

“Y el fruto de justicia se siembra en paz PARA AQUELLOS QUE HACEN LA PAZ.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s