Matrimonio y Hogar

Encajando en armonía | MATRIMONIO Y HOGAR

Colosenses 3.14

1 Corintios 1:10

“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que ESTÉIS PERFECTAMENTE UNIDOS EN UNA MISMA MENTE Y EN UN MISMO PARECER.”

Lo que se me viene a la mente cuando leo la frase “PERFECTAMENTE UNIDOS” es un rompecabezas, uno de mis pasatiempos favoritos. Hace varios años atrás hubo un tiempo donde se incrementó esa pasión de armar varios de ellos y ponerles un marco para colocarlos en las paredes de la casa.

Disfrutaba mucho el poder encontrar la pieza precisa que encajaba “perfectamente” con las otras. Las piezas no solamente tienen que encajar en sus bordes, sino en la imagen. Una pieza mal colocada nunca va a quedar bien y hará que lo demás del rompecabezas quede incompleto.

Pablo, al escribir a los lectores en Corintio le exhorta a vivir “perfectamente unidos pensando y sintiendo lo mismo” (1 Corintios 1:10). Esta iglesia estaba pasando problemas de divisiones a causa de pensamientos egoístas que los llevaba a separarse y descuidaron las verdades comunes que los deberían unir, la obra de Dios en ellos.

En las relaciones familiares las divisiones son frecuentes. El tiempo que deberían pasar juntos y en armonía son remplazados por sentimientos egoístas que nos apartan de buscar un bien común. Estas separaciones a veces pueden ser sutiles, pero ellas nos muestran mucho la falta de unidad en mente y sentimiento que existe.

«La familia: “Papá, ¿qué VAMOS hacer hoy?” – el padre: “NO SÉ USTEDES, PERO YO voy a ver el fútbol”»

«El esposo: “Amor, ¿PODRÍAMOS VER hoy esta película de acción JUNTOS?” – la esposa: “Hoy no puedo porque ME VOY CON MI hermana de compras, además no me gustan TUS PELÍCULAS de acción”»

«Los padres: “Mijo, hoy vamos a visitar a tus abuelitos, ¿NOS ACOMPAÑAS? – el hijo: “¿Por qué tiene que ser hoy que MIS AMIGOS me viene a ver para salir?”»

Las divisiones se dan cuando ponemos primero nuestros intereses y dejamos a un lado el bien colectivo de la familia.

Pablo nos dice que debemos estar perfectamente unidos de “mente y sentimiento”. La palabra “unidos” en el pasaje implica remendar, completar, restaurar, unir. En otras palabras yo soy la parte del “rompecabezas familiar” que debe ayudar a remendar, complementar, restaurar y unir a las demás partes. No va a existir esta unidad si no hay este deseo personal de ser el ente que va a unir a mi familia.

La Biblia nos dice que el amor es el vínculo perfecto (Colosenses 3:14), es el medio que nos ayuda a acercarnos a los demás buscando enlazar las relaciones. Cuando armo el rompecabezas, curiosamente tengo ciertas piezas que encajan de tal manera que me ayudan a seguir colocando las otras en perfecta unidad, y mi amor a los demás puede ser esa pieza única que la familia necesita.

Además el amor no busca lo suyo, sino el bien de los demás (1 Corintios 13:5), cuando llego amar a mi familia siempre estaré buscando medios que ayudaran a unir a mi familia para que el “rompecabezas” encaje perfecto.

«Señor, ayúdame amar a mi familia de tal manera que podamos ponerle un lindo “marco” y así la cuelgues alegre en “la pared de Tu casa”»

Colosenses 3:14

“Y sobre todas estas cosas vestíos de AMOR, que es EL VÍNCULO PERFECTO.”

Categorías:Matrimonio y Hogar

Tagged as: , , , ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s