En el TRABAJO

Buscando bienestar | En el TRABAJO

Proverbios 27.18

Proverbios 27:18

“Quien cuida la higuera comerá su fruto, Y EL QUE MIRA POR INTERESES DE SU SEÑOR, TENDRÁ HONRA.”

Parábola de los tres siervos [Mateo 25:14-21 (NTV)]

“»También el reino del cielo puede ilustrarse mediante la historia de un hombre que tenía que emprender un largo viaje. Reunió a sus siervos y les confió su dinero mientras estuviera ausente. Lo dividió en proporción a las capacidades de cada uno. Al primero le dio cinco bolsas de plata; al segundo, dos bolsas de plata; al último, una bolsa de plata. Luego se fue de viaje. »El siervo que recibió las cinco bolsas de plata comenzó a invertir el dinero y ganó cinco más. El que tenía las dos bolsas de plata también salió a trabajar y ganó dos más. Pero el siervo que recibió una sola bolsa de plata cavó un hoyo en la tierra y allí escondió el dinero de su amo. »Después de mucho tiempo, el amo regresó de su viaje y los llamó para que rindieran cuentas de cómo habían usado su dinero. El siervo al cual le había confiado las cinco bolsas de plata se presentó con cinco más y dijo: “Amo, usted me dio cinco bolsas de plata para invertir, y he ganado cinco más”. »El amo lo llenó de elogios. “Bien hecho, mi buen siervo fiel. Has sido fiel en administrar esta pequeña cantidad, así que ahora te daré muchas más responsabilidades. ¡Ven a celebrar conmigo!]”.

De alguna manera muchos de nosotros hemos conocido muy bien este relato de la Biblia. Jesucristo haciendo mención a la diligencia de los siervos utilizó esta parábola para enseñar sobre el Reino de Dios. Sabemos muy bien que el siervo fiel recibió el reconocimiento de su Señor, y por ende fue merecedor de honra.

¿Qué fue lo que hizo que el siervo fiel sea merecedor de tal reconocimiento? ¿Cómo este ejemplo se puede aplicar a nuestras vidas laborales?

  1. Lo primero que llama la atención de este siervo fue la manera como le llama al dueño de la tierra, le dice “Amo”. Solamente una persona con corazón humilde entiende que el dueño de la empresa o de la tierra es su “Amo” o “Señor”. Muchos de nosotros somos faltos es esta bella característica piadosa, la humildad. El mundo de ahora nos motiva diariamente a ser altivos, rebeldes, orgullosos y pretenciosos; pero la Biblia nos dice claramente que el ser humildes es un carácter de Cristo, mismo que debemos imitar (Filipenses 2:3-8).
  2. Lo segundo que vemos en el pasaje es que cuando su amo se fue le “confió” su dinero. Si hemos recibido una responsabilidad, quiere decir que por confianza hemos recibido el encargo y por tal motivo debemos mostrarnos merecedores de tal confianza. Si usted me entrega algo confiando en mí, ¿Qué es lo que esperaría que haga? ¿Por qué cree que se debe esperar algo contrario de usted?
  3. Lo tercero que resalta es la diligencia. Apenas se fue el Amo, el siervo fue y trabajó con ahínco en pos de buscar beneficios para su Amo (Proverbios 10:14).
  4. En cuarto lugar, aunque no está descrito directamente, debe estar un corazón agradecido por parte del siervo. Si entiende que su Amo le ha delegado algo, entonces entiende que su empleador confía y espera mucho de él, por lo tanto comprende que le tienen gran aprecio. Le han dado trabajo, le confían y le aprecian; suficientes razones para trabajar agradecido.

Trabajemos con empeño no por el reconocimiento, sino porque esto es correcto.

«Dios, mi trabajo es una bendición en mi vida, ayúdame a ser de bendición para quienes trabajo»

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s