Vida Cristiana

En Su tiempo | VIDA CRISTIANA

Eclesiastés 3.11

Eclesiastés 3:9, 11

“¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?… TODO LO HIZO HERMOSO EN SU TIEMPO; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, SIN QUE ALCANCE EL HOMBRE A ENTENDER LA OBRA QUE HA HECHO DIOS desde el principio hasta el fin.”

Mientras se acercaba la noche y el tiempo de escribir se acortaba, pensaba y oraba en lo que escribiría para enseñar. Mis pensamientos iban de un pasaje a otro, en mis anotaciones que hago se hallaban varios pasajes muy buenos para enseñar, pero en ninguno de ellos encontraba la paz para hacerlo. Me alejaba, volvía a pensar y orar, pero nada, nada de lo que creía podía utilizar se hacía apropiado. No sentía la conexión con Dios en ese momento para escribir sobre ellos.

Finalmente decidí rendirme, me dejé llevar por la tranquilidad, ya que mi afán de escribir me estaba agobiando, ya que no sabía sobre qué tema enseñar. Cuando la mente se tranquilizó y me enfoqué en algo distinto, llegó a mi mente el versículo “TODO LO HIZO HERMOSO EN SU TIEMPO” (Eclesiastés 3:11); en ese instante comprendí. No importaba cuanto me hubiera afanado por buscar otro versículo del cual escribir, no era el tiempo de escribir de ellos, Dios no deseaba que hablara de nada más que de SU TIEMPO.

En nuestra vida las cosas también tienen el tiempo de Dios. Eclesiastés nos dice que “todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” (3:1). Hay tiempo para nacer, para crecer, para estudiar, para trabajar, para disfrutar. También hay tiempo de estar sano, de estar enfermo, de llorar, de reír, de hablar, de callar. Tenemos tiempo para descansar, y tiempo para estar activo (Eclesiastés 3:2-8). Y en mi caso, había tiempo para escribir algo más, pero también hubo tiempo para meditar sobre el mismo “TIEMPO”. Todo lo que hacemos se rige en torno a las manecillas del “reloj de Dios”. El problema es que como desconocemos ciertas cosas de nuestra vida y los tiempos en los que Dios los hace, nos afanamos.

Yo deseaba escribir y pensaba que no tenía otro tiempo para hacerlo. Algunos están enfermos y se preguntarán del porqué lo están en este tiempo. Talvez usted esté sin pareja deseando estar acompañado y no sabe por qué debe ser en este tiempo. Como ve, muchas cosas nos pasan y podemos preguntarnos por qué a mí y ahora.

Dios lo hace todo hermoso en su tiempo, y lo que usted esté enfrentando en este instante es lo que Dios ha deseado para usted. No fue antes, no sería después, es ahora. Eclesiastés nos revela una gran verdad: Nosotros talvez no entendamos todo lo que estemos viviendo, pero podemos confiar en que Dios, que está sobre el tiempo, sabe lo que hace ahora en nuestras vidas, y esa seguridad nos puede quitar del afán y llevarnos a descansar en lo hermoso que realmente es la obra de Dios en Su tiempo.

Dele gracias a Dios por lo que vive hoy, es PRECISO para su vida, por lo tanto, es PRECIOSO, por la obra que Dios en usted está haciendo. Como dice el salmista debemos alegrarnos en este día que Dios hizo para nosotros (Salmos 118:24).

«Señor, gracias por este día y lo que estoy viviendo, sé que es para mi vida algo perfecto»

Salmos 118:24

“Este es el día que hizo Jehová; NOS GOZAREMOS Y ALEGRAREMOS EN ÉL.”

Categorías:Vida Cristiana

Tagged as: ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s