Un rayo de SABIDURÍA

Temor, más que un sentimiento | Un rayo de SABIDURÍA

Proverbios 2.1-5

Proverbios 2:1-5

HIJO MÍO, SI RECIBIERES mis palabras, Y mis mandamientos GUARDARES dentro de ti,

HACIENDO estar ATENTO TU OÍDO a la sabiduría; SI INCLINARES TU CORAZÓN a la prudencia,

SI CLAMARES a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz;

SI como a la plata LA BUSCARES, Y LA ESCUDRIÑARES como a tesoros,

ENTONCES ENTENDERÁS EL TEMOR DE JEHOVÁ, y HALLARÁS EL CONOCIMIENTO DE DIOS.”

La palabra TEMOR hace referencia a una aprensión reverente que se tiene en una relación con una persona de alto rango o superior. Cuando de temor a Dios se trata, la Biblia en forma general se refiere más a esta clase de reverencia que debemos tener a Él.

Para que una persona pueda tener ese TEMOR REVERENTE ante Dios necesita algo más que un solo sentimiento, Proverbios nos dice que el TEMOR REVERENTE es producto de una serie de hechos que desencadenan este temor santo.

Nos dice que debe iniciar con un corazón deseoso de RECIBIR la Palabra de Dios y OBEDECERLA. Tener la intención apropiada a recibir y guardar lo que va a escuchar de Dios (v. 1). Entonces podrá tener un oído que ESCUCHA ATENTAMENTE porque se ha dispuesto (v. 2a). Cuando ha escuchado voluntariamente y desea obedecer, ha INCLINADO SU SER a la prudencia, lo que significa que ha sometido su ser a obedecer lo que ha escuchado (v. 2b).

Cuando ha llegado a comprender que vivir en obediencia es beneficioso, entonces pide a Dios que lo ayude a crecer en sabiduría. CLAMA por prudencia e inteligencia, ya que comprende que el incremento de su entendimiento lo favorece, por lo que ora apasionadamente (v. 3). Pasa tiempo en la BÚSQUEDA de este conocimiento porque sabe que es un tesoro invaluable más precioso que la plata, por lo que pasa tiempo ESCUDRIÑANDO en las Escrituras (v. 4).

Como resultado de este deseo voluntario de aprender, escuchar, someterse, y seguir aprendiendo; llega a comprender en forma profunda lo que humanamente no hubiera podido saber, conocer ampliamente a Dios. Es obvio que a medida que esa persona va creciendo en este conocimiento intelectual y espiritual llega a sumergirse en un reverente temor hacia Dios; por lo que llega a rendir su vida por completo. Como resultado de este proceso llega a obtener este sentimiento profundo y reverente, y su aprensión de Dios llega a ser más clara (v. 5).

Temer a Dios no es un sentimiento sencillo, es un profundo sentir que se produce de una profunda transformación espiritual de la persona que afecta su intelecto, sus emociones, y su voluntad. Es por ello que Dios nos dice que para amarlo debemos hacerlo con todo nuestro corazón, alma, y mente (Mateo 22:37).

«Señor, ayúdame a inclinar todo mi ser para conocer más de Ti y así te pueda llegar a reverenciar»

Mateo 22:37

“Jesús le dijo: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON todo TU CORAZÓN, y con toda TU ALMA, y con toda TU MENTE.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s