La culpabilidad

Serie: Cápsulas de esperanza


Es mi anhelo que puedas leer esto hasta el final para que podamos tratar la culpabilidad en nuestras vidas, vamos a ver un pequeño proceso de cómo poder resolver este conflicto en mi vida. Quizás tengo cosas o pecados que he hecho en el pasado y yo mismo no puedo perdonarme, pero vamos a ver quién sí puede perdonarme y cómo puedo vivir tranquila, vivir en paz, mirando hacia adelante, y ya no hacia el pasado que me culpa tanto y que me hace sentir tan mal.
En la Biblia en el Salmo 51: 3-5

Talvez he hecho cosas que me han lastimado a mí misma he permitido y he tomado malas decisiones en las que he sido lastimada, he llorado mucho, pero también he lastimado a otras personas, me siento culpable por esto, pero sobre todo debo reconocer que he pecado contra Dios.
Luego de esto seguimos con el proceso en Proverbios 28:13

Ya que he reconocido mi pecado ahora debo dejarlo ver o ponerlo delante de Dios, debo confesarlo, decirle: “Señor perdóname por estos pecados que he hecho”, posiblemente los he intentado tapar o los he intentado meter bajo el tapete y que nadie se dé cuenta, puede que los demás se hayan olvidado de eso, pero muy dentro de mí la culpabilidad me persigue; entonces tengo que confesar mi pecado delante de Dios, pedirle perdón porque contra el pecado.
Una vez confesado el pecado debo apartarme de él para hallar misericordia delante de Dios. y el Señor en Isaías 1:18 nos dice:

Por más negros o por más rojos que sean mis pecados, por más grandes que pueda decir que es un pecado que yo he cometido, o que es el peor de los pecados, el Señor nos llama y nos dice: “vengan estamos a cuenta”, reconozcan que son pecadores, confiesen el pecado y apártense de él y yo les perdonaré – dice el Señor.
Él nos va a perdonar de todos nuestros pecados, ya basta de sentir culpabilidad porque puedo dejar ese pecado y esa culpabilidad delante de Dios y Él nos va a perdonar para hallar misericordia y perdón. Una vez perdonado, nuestro corazón va a ser limpio nuestra vida va a ser limpia de todos nuestros pecados, ya sean los pecados que he cometido hoy, los pecados pasados o los pecados futuros. en Isaías 43:18-19 nos dice que el Señor no se va a acordar más de estos pecados.

El señor ya no se va a acordar de estos pecados, entonces nosotros tampoco debemos recordar o mirar al pasado y dejar todo eso en manos de Dios, ahora he cumplido con este proceso de reconocer mi pecado, luego confesar mi pecado, y apartarme de él; después debo acercarme al Señor y ya no acordarme más del pecado porque el señor ya no se acuerda de mi pecado pasado, él ya lo dejó muy lejos, lo votó al fondo del mar. Ahora nosotros vamos a vivir para glorificar a Dios y dejando siempre nuestras preocupaciones y nuestra culpabilidad en sus manos. ¡Sin volver a ver al pasado!


Mira el video de esta lección

Suscríbete para recibir más enseñanzas como estas:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: