Matrimonio y Hogar

Sometidas como al Señor | MATRIMONIO Y HOGAR

Efesios 5.22

Efesios 5:22-24

LAS CASADAS ESTÉN SUJETAS a sus propios maridos, COMO AL SEÑOR; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas LO ESTÉN A SUS MARIDOS EN TODO.”

Unas de las ideas que vienen inmediatamente a la mente de las mujeres a causa del feminismo en la actualidad es pensar que ellas no son menos que nadie, y es por ende que no creen correcto “doblar su voluntad” ante la voluntad de otro ser, en este caso el esposo.

«El feminismo es un conjunto heterogéneo de ideologías y de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre varones y mujeres, así como cuestionar la dominación y la violencia de los varones sobre las mujeres y la asignación de roles sociales según el género.» (Wikipedia)

Si bien ante los ojos de Dios, todos los seres somos iguales y no existe diferencia de estatus, (“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; NO HAY VARÓN Y MUJER; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” Gálatas 3:28); no todos cumplimos los mismos roles en la vida y esto hace la diferencia.

Un doctor puede ser padre, hijo, abuelo; una secretaria puede ser hermana, esposa, prima. Un hombre puede ser cocinero mientras que la persona que atiende a los clientes puede ser una mujer en el restaurante. No todos son doctores, no todos son granjeros, no todos son policías, ni todos pueden ser presidentes del país. Cada uno cumple un rol, y este rol es único para usted, y es diferente para mí.

Pero cuando hablamos del rol que la mujer cumple en el hogar, ese si es solamente para ella, y es diferente al del hombre. Dios planificó que sea el hombre la cabeza del hogar, así como Cristo es la Cabeza de la Iglesia. Estos roles son necesarios para llevar a cabo los planes eternos y gloriosos de Dios. ¿Se imagina a los miembros de la Iglesia de Cristo, el Cuerpo de creyentes, hacer lo que quisieran dentro de la Iglesia? ¡Sería un caos! Si no estuvieran en sumisión con Cristo, esa iglesia haría todo, menos la voluntad de Dios.

En el hogar, es el hombre el líder de la casa (la cabeza), y es a través de la cabeza que Dios lleva a cabo los planes que Él ha determinado para el hogar. Las mujeres que no se someten al esposo están en rechazo con la voluntad de Dios quien ha dado el liderazgo al hombre.

Si la mujer quiere hallar paz a su alma y bienestar para su hogar debe orar a Dios y pedir que le ayude aceptar con agrado el liderazgo de su esposo, pero también para que Dios obre a través de la cabeza del hogar, el esposo, para que la familia siempre esté haciendo la voluntad del Señor, y no la de nadie más.

Dios estableció los papeles a seguir en el hogar, y es el feminismo y la rebeldía propia del carácter pecaminoso de la mujer que impiden a la esposa someterse ante el esposo.

1 Corintios 11:3

“Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, Y EL VARÓN ES LA CABEZA DE LA MUJER, y Dios la cabeza de Cristo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s