En el TRABAJO

Líder y Siervo | En el TRABAJO

Mateo 20.26

Mateo 20:25-27 (NTV)

“Así que Jesús los reunió a todos y les dijo: «Ustedes saben que los gobernantes de este mundo tratan a su pueblo con prepotencia y los funcionarios hacen alarde de su autoridad frente a los súbditos. Pero entre ustedes será diferente. EL QUE QUIERA SER LÍDER ENTRE USTEDES DEBERÁ SER SIRVIENTE, y el que quiera ser el primero entre ustedes deberá convertirse en esclavo.”

Un día el hijo del propietario de una granja decidió salir con las personas que trabajaban con su padre a cosechar el maíz que habían sembrado. Durante una semana entera todos ellos trabajaron arduamente en la cosecha durante un tiempo caluroso de verano. Todos los días salían temprano en la mañana y volvían ya tarde. ¡Arduo trabajo!

Uno de esos días, unos amigos de la familia visitaron la granja y se encontraron con el muchacho que había salido a trabajar durante el día y le preguntaron donde había estado, éste les respondió que trabajando como los demás, a lo que los amigos replicaron inmediatamente: “No deberías trabajar tanto como ellos lo hacen, usted es el hijo del dueño y por lo tanto esa no es su tarea, deje que los demás lo hagan por usted”.

Esta idea que tiene la sociedad es común escuchar. Se piensa que cierto estatus social o económico le otorga cierta posición jerárquica a quienes son propietarios o jefes en los negocios, empresas u otro tipo de trabajo; y entre más alto el puesto y más importante la empresa, la posición de aquellos a cargo es muy reconocida; pero al mismo tiempo se piensa que se debe crear o marcar una diferencia con quienes trabajan para él. Cuan errada idea.

El deseo de llegar a cierta posición más alta tiene consigo el anhelo discriminatorio de “importancia y superioridad” en muchas personas. Curiosamente muchos de los que están “abajo” de la escala de posiciones creen también en esta equivocada idea, y por ende, creen a veces que por ser cierta persona “importante” no debería hacer nada, debido a que denigraría su posición. En ciertas culturas es muy marcada esta idea.

Entendamos bien dos conceptos importantes que nos ayudarán a entender bien la posición de un jefe y su responsabilidad:

-El propietario, jefe o superior si tiene cierta posición de mando que demanda honor y respeto de parte de quienes están bajo su liderazgo; por ende ello le brinda autoridad sobre las personas a él a cargo.

-Pero esta posición no debe llevarle al jefe a utilizarla para aprovecharse de la misma, ni tampoco dejar que este cargo le impida hacer cosas que otros hacen para él.

Muchos desean llegar a posiciones superiores para aprovechar del cargo y abusar, hasta discriminan con acciones a los que están bajo su mando. El ser autoridad en donde usted está debe ser una oportunidad para servir a los demás y hasta participar en las mismas labores que los demás, obviamente sin descuidar las responsabilidades a cargo. Mientras permita el tiempo y las ocupaciones, puede participar de la limpieza u otro tipo de labor que todos los demás lo hacen, no le hará menos persona, antes, lo resaltará como uno humilde y sensible.

«NO es jefe para ser servido, sino para hallar posibilidades para SERVIR a otros»

Mateo 20:28

“Como el Hijo del Hombre NO VINO PARA SER SERVIDO, SINO PARA SERVIR, y para dar su vida en rescate por muchos.”

Categorías:En el TRABAJO, Liderazgo

Tagged as: ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s