El tormento de los demonios

El destino final de satanás y los demonios es el infierno (Mt. 25:41), y ahí pagarán con tormento eterno su pecado. Ellos no gobernarán ese lugar, al contrario, ellos no tendrán control sobre nada, pero si pagaran el castigo su pecado.

No hay escasez

Tal vez Dios haya puesto en usted algo que necesita hacer, algo que deba dar; no mire lo que hay en su “tinaja” o en su “vasija”, mire a Dios, y deje que Él provea para lo que necesite; usted confíe y actúe, el Señor se encargará del resto. Solamente necesita confianza y acción.

Humildes, sobrios y firmes en fe

Recordemos que el diablo no tiene potestad sobre nosotros, pues le pertenecemos a Dios, y Él nos guarda hasta el día de nuestra redención (1 Jn 5:18). Si somos probados, quiere decir es que somos hijos de Dios, y esa confianza alimenta mi esperanza de redención, entonces, fortalece mi fe (1 P 1:8, 9). El diablo ya fue derrotado, Dios es mayor que cualquiera, y nuestra fe en Cristo nos da la victoria en esta vida, y nos otorga la vida eterna (Ro 8:31-39). Esta confianza es la que me ayudará a mantenerme firme detrás de mi escudo, mi fe, resistiendo los embates del maligno.

Inclinándonos a Su voluntad (VIDA DE ORACIÓN VII)

“Hágase tu voluntad” no es una frase que el Señor Jesús nos dio solamente como patrón para nuestra oración, sino que, con su muerte, ejemplo de cómo vivirlo nos dejó.

¿Qué legado está dejando su corazón?

¿Qué legado espiritual está dejando su corazón? No olvidemos que lo que estamos sembrando espiritualmente para nuestras vidas, no solamente impacta nuestro futuro y nuestro nombre, sino que impactará también la vida de los nuestros. ¡Es hora de honrar a Dios con todo nuestro “corazón”!

¿Hasta cuándo vamos a seguir así?

No permitamos que nuestra rebeldía nos aleje del sometimiento a la voluntad de Dios, y oremos para que el Señor nos dé entendimiento de Su Palabra. Muchos podemos estar como Pablo, dando “coces contra el aguijón”, cuando no hacemos la voluntad del Señor y en nuestra necedad nos damos contra las consecuencias de nuestras malas decisiones.

“Cautivo” de Su Palabra

La Palabra de Dios transforma el pensamiento y el comportamiento del ser humano. Si nuestra conciencia estuviera cautiva por la Palabra de Dios, otro sería nuestro caminar.

Viviendo Su voluntad

La resolución de Jesús de aceptar la voluntad del Padre pasó por medio de todos los filtros divinos, los cuales hicieron que el egocentrismo no interfiriera, y que los buenos propósitos hacia el hombre se consiguieran.