Una posibilidad universal

Las posibilidades son altas cuando se trata de ser tentados. Entendiendo que el ser tentado y el pecar son dos conceptos distintos, un creyente humilde puede mirar su propia vulnerabilidad y actuar empáticamente ante alguien que haya pecado.

Humildes, sobrios y firmes en fe

Recordemos que el diablo no tiene potestad sobre nosotros, pues le pertenecemos a Dios, y Él nos guarda hasta el día de nuestra redención (1 Jn 5:18). Si somos probados, quiere decir es que somos hijos de Dios, y esa confianza alimenta mi esperanza de redención, entonces, fortalece mi fe (1 P 1:8, 9). El diablo ya fue derrotado, Dios es mayor que cualquiera, y nuestra fe en Cristo nos da la victoria en esta vida, y nos otorga la vida eterna (Ro 8:31-39). Esta confianza es la que me ayudará a mantenerme firme detrás de mi escudo, mi fe, resistiendo los embates del maligno.

Principios para el Líder XIII – PELIGRO DE LAS PASIONES

Una de las grandes debilidades en el liderazgo es la falta de control sobre las pasiones. Un gran líder puede ser derrotado fácilmente cuando sus pasiones son descubiertas y no hace nada para protegerse de ellas.

En el Pecado

El pecado solamente trae destrucción y muerte, pero Dios siempre estará dispuesto a restaurarnos por medio de Cristo.

“Y estando en agonía, oraba”

La oración fortaleció a Jesús para que pueda seguir con el Plan de Dios de dar Su vida en rescate nuestro; cuando llegaron quienes lo apresaron, el Señor ya estaba listo.

No es falta de disposición

No es falta de disposición por serle fieles al Señor lo que nos ayudará a vencer el pecado, es la falta de atención y de oración lo que puede dejarnos expuestos a cualquier ocasión.

¿Qué es lo que está escrito?

Si la Biblia estuviera en nuestras vidas, Ella de por sí nos ayudaría a tomar la dirección adecuada y pronta.