La bondad y el poder de Dios – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (XXIX)

Cuando meditamos en la grandeza de Dios y Su obra, nuestra boca se llena de alabanza al Señor. Cuando estemos ante Su presencia, bendeciremos “su santo nombre eternamente y para siempre” (v. 21).

Omnipresencia y omnisciencia de Dios – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (XXVIII)

David compara su vida, desde el mismo nacimiento hasta los pensamientos y actos de cada día, y los analiza ante la grandeza de Dios, y afirma con toda verdad que Dios sabía todo, absolutamente todo de él (v. 1-4).

Y fue el principio…

Dios va más allá del tiempo; es más grande que cualquier espacio imaginado; al ser Espíritu no está limitado por la materia; y la energía es un reflejo de Su poder. El día que Dios creó los cielos y la tierra, lo que hizo fue dar a conocer en sí Quien es Él y Su soberanía para dar origen y controlarlo todo.

“Biogénesis”

Jesucristo no solamente nos creó, sino que vino a la Tierra para salvar lo que se había perdido a causa del pecado, para rescatarnos y darnos vida eterna, pues la vida está en el Hijo de Dios (1 Jn 5:11, 20).

El privilegio de interceder (VIDA DE ORACIÓN IV)

El motivo más poderoso, y por el cual nunca debemos dejar de pedir, es por el bienestar espiritual de otros. Está bien orar por otras cosas, pero debemos reubicar prioridades para interceder sabiamente, pues tendrá significado eterno.

Viviendo Su voluntad

La resolución de Jesús de aceptar la voluntad del Padre pasó por medio de todos los filtros divinos, los cuales hicieron que el egocentrismo no interfiriera, y que los buenos propósitos hacia el hombre se consiguieran.

Fidelidad en Sus propósitos

El Creador del universo nos formó a Su imagen y semejanza, y todos venimos con un propósito.

¿Aún habrá tiempo para ver sus frutos? (“AUN” III)

Recordemos, el día vendrá donde ya no habrá más trabajo del “viñador”, entonces, si no ve “frutos”, seremos “cortados” eternamente.