En el TRABAJO

Unidad y no conflictos | En el TRABAJO

Filipenses 2.2

Filipenses 1:29-2:5

“Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él, teniendo el mismo conflicto que habéis visto en mí, y ahora oís que hay en mí. Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, SINTIENDO LO MISMO, TENIENDO EL MISMO AMOR, UNÁNIMES, sintiendo una misma cosa. NADA HAGÁIS POR CONTIENDA o por vanagloria; ANTES BIEN CON HUMILDAD, ESTIMANDO cada uno A LOS DEMÁS COMO SUPERIORES a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. HAYA, PUES, EN VOSOTROS ESTE SENTIR QUE HUBO TAMBIÉN EN CRISTO JESÚS.”

Cuando hay guerra, las partes que participan en el conflicto buscan defender su posición o propósito con el deseo de hacer prevalecer sus planes y “derechos”. El que ataca cree tener razón por el cual ha iniciado la batalla; los que defienden creen que ese ataque no es razonable y defienden su posición buscando proteger lo que ellos llaman su “razón”.

Pero algo que no se ha visto comúnmente en un conflicto es que una de las partes, y en especial la parte defensora busque la paz, la armonía y además la UNIDAD. ¡Cosa extraña dirán!

Si alguien me pidiera que busque la paz, lo entendería. Si me pidieran que perdone al ofensor, también lo comprendería pues soy llamado a perdonar a mis enemigos. Pero que me pidan que sobre todo busque la unidad, esa sí que es otra historia. Talvez diría que ellos por su lado y yo por el mío, sin más ofensas, pero diría que la unidad es algo que va más allá de “mis” requerimientos.

Pablo estaba animando a los miembros de la iglesia en Filipo a mantenerse unánimes, que no participen de la contienda, antes que sufran lo que estaban pasando. Había un grupo de personas que estaban creando conflictos motivados por envidia que estaban incluso perjudicando al apóstol (Filipenses 1:15-17). Pablo les alienta que se comporten dignamente y sin temor en frente del problema pues Dios así lo ha determinado (Filipenses 1:27-29), y además les pide que con humildad y amor busquen la UNIDAD.

En el trabajo este escenario no debe ser excluido. Los conflictos están presentes, y nuestro llamado es no solo buscar la paz, sino la unidad. ¡Qué desafío!

Nuestro ego nos llevará a defendernos, protegernos, buscar venganza y paga, ¡usted diga!… Pero nunca nos hará buscar la paz, y menos la unidad. ¿Qué hacer?

Pablo nos exhorta a AMAR, es el amor el vínculo que motivará nuestros actos.

También nos dice que seamos HUMILDES, la humildad nos capacitará a no buscar lo mío, sino lo de los otros.

La MISERICORDIA nos permitirá tener esa actitud de no hacer pagar por lo que nos han hecho, sino que nos llevará a guardar con nosotros mismos esa retaliación que talvez nuestro ofensor lo merezca.

DEPENDEMOS del Espíritu Santo que nos guiará a tomar las decisiones necesarias que promuevan esta unidad y paz.

Y tenemos EL EJEMPLO de Cristo, Quién siendo Dios, se ofreció por nosotros para reconciliarnos con Su Padre.

¿Está usted en algún conflicto en su trabajo? no busque únicamente la paz, sino la unidad. Ese es nuestro llamado (Mateo 5:3-12).

Romanos 14:19 NVI

POR LO TANTO, ESFORCÉMONOS por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s