Evangelismo

Él dijo que era Rey | VIDA CRISTIANA

Juan 19.21

Juan 19:14-16, 19-21

“Era la preparación de la pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: ¡HE AQUÍ VUESTRO REY! Pero ellos gritaron: ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pilato les dijo: ¿A VUESTRO REY he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: NO TENEMOS MÁS REY QUE CÉSAR. Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y le llevaron… Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. Dijeron a Pilatos los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que ÉL DIJO: SOY REY de los judíos.”

Los judíos esteban frente a su verdadero Rey, Jesucristo. Lo negaron, lo rechazaron, lo cambiaron, lo crucificaron, lo vejaron, lo mataron.

La vida de ellos estaba llena de oscuridad y a causa de su oscuro entendimiento sus ojos no pudieron ver la Majestuosidad de su Rey, sino que lo despreciaron.

Isaías, identificándose con su pueblo judío hace suyo su rechazo hacia Cristo y profetizando nos dice que fue “despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; Y COMO QUE ESCONDIMOS DE Él el rostro, fue menospreciado, y NO LO ESTIMAMOS” (Isaías 53:3).

Jesús llegó a la tierra a morir como oveja despreciada, siendo el Cordero de Dios fue maltratado. Su majestuosidad fue ignorada.

Nuestro Señor dejó Su trono pensando en nosotros, dejó Su posición para ser sacrificado. El Rey y Señor del universo se hizo hombre y habitó entre nosotros (Juan 1:14) para que como hombre muriera obediente en la cruz. Siendo Dios y Rey se humilló aceptando voluntariamente el desprecio para morir por nuestros pecados (Filipenses 2:5-8).

Actualmente hay muchos que, aunque hayan escuchado de Él, no lo han reconocido como Rey. Al igual que los judíos de ese día, no lo han reconocido como su Rey personal.

Para aceptarlo como Rey y Salvador, debemos confesarlo con nuestra boca creyéndolo en nuestro corazón. Romanos 10:9 dice “que SI CONFESARES CON TU BOCA que JESÚS es el SEÑOR, y CREYERES EN TU CORAZÓN que Dios le levantó de los muertos, SERÁS SALVO.”

Confesar es estar de acuerdo con Dios. Para confesar a Jesús como Señor debes reconocer que eres pecador, que tu pecado te condena llevándote al infierno. Debes reconocer que no puedes hacer nada en forma personal para ir al cielo, porque no eres libre de pecado, es por ello que Cristo murió: “POR TUS PECADOS” (Romanos 3:23). Confesar es entender de corazón que Cristo, siendo Dios y Rey, ocupó tu lugar en la cruz (La palabra SEÑOR en el pasaje de Romanos 10:9 significa REY SOBERANO en el griego: “kurios”). Para confesarlo debes creerlo, no sólo saberlo. Creer es entender que no hay otra opción para salvarte de esa cruel condenación, y la única forma es poniendo tu completa esperanza en Cristo.

Los judíos lo vieron, pero no lo reconocieron, no creyeron. Y tú ¿Ya lo reconociste, o sólo lo estás “viendo”? El saber de Cristo no te salva, el confesarlo creyéndolo en tu corazón te otorga vida eterna.

«Señor Jesús, Tú siendo Rey, viniste a la tierra a morir por mí. Te pido perdón, pues por mí culpa, Tú fuiste crucificado. Quiero que seas el Rey de mi vida y me des vida eterna. Lo confieso con mi boca creyendo en mi corazón que Tú eres mi Señor»

 

Romanos 10:13

porque TODO AQUEL QUE INVOCARE EL NOMBRE DEL SEÑOR (kurios), SERÁ SALVO.” (Paréntesis añadido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s