Vida Cristiana

No te canses de hacer bien | VIDA CRISTIANA

Gálatas 6.9

Gálatas 6:9

NO NOS CANSEMOS, pues, DE HACER BIEN; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.”

 

La pregunta se puede levantar con coherente razón: “¿Hasta cuándo debo continuar haciendo esto?”

Nuestras buenas actitudes, nuestros actos bondadosos, nuestra vida piadosa, nuestra obediencia al Señor, nuestro servicio en la obra; todo esto parecería tener momentos en los que nos preguntamos si tanto esfuerzo al final traerá beneficio alguno. Batallamos, trabajamos, servimos, nos limitamos, en fin; un sin número de labores pueden ser evaluadas para determinar si son productivas o no, y por los resultados obtenidos podríamos considerar si vale la pena seguir haciéndolo o no.

¿Qué podríamos hacer para determinar qué tan efectivo son estos esfuerzos? Aquí van algunos puntos que nos ayudarán a reflexionar.

Primero: Determine si lo hace por beneficio propio o de otros. Muchas veces nuestros deseos pueden ser egoístas. Creemos hacer algo por alguien para buscar su beneficio, cuando realmente estamos más esperanzados en nuestro bien o buscando un resultado que nos favorezca. Si es así, probablemente no está haciendo un bien a alguien, si no está obrando buscando su propio bienestar (Filipenses 2:3-4).

Segundo: Determine si lo que hace es un acto de servicio. Una de las mejores cosas que puede hacer será siempre servir. Jesús no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida por nosotros (Marcos 10:45). Esa misma motivación debo tener en lo que hago. ¿Cómo puedo beneficiar con mi servicio a otro? (Juan 13:12-17).

Tercero: Determine si lo que hace puede de alguna forma impactar para la eternidad. Habrán ciertas cosas que son temporales y buenas; pero cuando lo que hacemos es eterno, ello puede ser que no tenga resultados en esta vida, sino en la eternidad. Ese tipo de obras son valiosas y necesarias. La oración por alguien, el diezmar, el presentar el evangelio, el servir en la iglesia, ayudar a misioneros, enseñar en la escuela dominical, etc. Todas estas cosas de valor eterno siempre serán de gran valía (Filipenses 4:17).

Cuarto: Determine si lo que está haciendo es algo que Dios quiere que haga. Mucho de nuestro trabajo se evaluará en la medida de que lo hagamos bajo la voluntad de Dios (1 Corintios 3:12-15). Cristo, es nuestro ejemplo de ello; Dios obraba constantemente, pero Cristo se unía a Su trabajo únicamente cuando el Padre le mostraba lo que estaba haciendo (Juan 5:17, 19-20). Su relación con el Señor es vital para determinar si lo que está haciendo es Su voluntad o no.

Quinto: Determine si lo que hace traerá la gloria a Dios. Es una de las razones primarias por lo que debemos hacerlo, es nuestro llamado, y debe ser nuestro deseo, glorificar a nuestro Padre celestial (1 Corintios 10:31).

Nuestra recompensa talvez no será obtenida en muchos casos en la tierra, pero de seguro que Dios no dejará de manifestarlo en el cielo, en el Tribunal de Cristo, haya sabremos cuan valiosa fue nuestra buena obra. (2 Corintios 5:10).

«Señor, ayúdame a enfocarme en lo que hago, por qué lo hago, y para quién lo hago, solamente así haré Tu voluntad para Tu gloria»

2 Corintios 5:10

“Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, PARA QUE CADA UNO RECIBA SEGÚN LO QUE HAYA HECHO mientras estaba en el cuerpo, SEA BUENO O SEA MALO.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s