Vida Cristiana

No está en las posesiones | VIDA CRISTIANA

1 Timoteo 6.10

Lucas 12:13-15

“Le dijo uno de la multitud: Maestro, di a mi hermano que parta conmigo la herencia. Mas él le dijo: Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor? Y les dijo: MIRAD, Y GUARDAOS DE TODA AVARICIA; porque LA VIDA DEL HOMBRE NO CONSISTE EN LA ABUNDANCIA DE LOS BIENES QUE POSEE.

Hace varios años atrás mi vida llegó a un punto en el que comparaba lo que poseía con lo que otros tenían, y lo único que hallaba era descontento. Por su puesto que lo que tenía en ese tiempo era poco, al igual que ahora; pero lo que afectaba mi ser era el deseo de tener más o igual que las personas a mi alrededor. Mi ser se llenaba de amargura y mi codicia contaminaba mi corazón, y lo que tenía en abundancia era únicamente envida y malestar.

La Biblia menciona dos males que afectan nuestro ser, y que al ser pecados contaminan el alma y nos apartan de Dios: La codicia y la avaricia. Aunque similares en el fin que buscan, dinero; son distintas en su accionar.

La codicia es desear lo que no nos pertenece, lo que es ajeno. La avaricia es el deseo de tener más. Mientras que la codicia nos lleva a mirar el bien de otros y nos motiva desearlo con envidia. La avaricia nos lleva a ser egoístas y no generosos, nos impela a guardar de lo nuestro porque no deseamos compartirlo con lo demás. Ambos sentimientos pecaminosos.

Jesucristo dijo que el deseo de anhelar las riquezas en forma desmedida nos aleja de Él: “Ninguno puede servir a dos señores…” (Mateo 6:24). El problema en sí no radica en las posesiones, sino en el deseo que se tiene por tenerlos, es el “amor al dinero” la raíz de todos los males (1 Timoteo 6:10).

Cuando hice una pausa a mi vida y mire apropiadamente lo que tenía y lo que debía anhelar, me di cuenta que la vida realmente no es significativa por lo que uno tiene (Lucas 12:15), pues esas cosas son pasajeras (Lucas 12:20), la vida tiene valor por lo que se es en Cristo.

Mirar el cambio que Dios puede hacer a nuestras almas, la manera cómo llegamos amar a Dios y al prójimo, las cosas que podemos hacer para que Dios cambie al mundo por medio de nuestras acciones, el tiempo que paso disfrutando de mi familia, mis amigos; esas cosas son valiosas.

Todo debe iniciar con buscar a Dios y todo lo demás llegará en forma adicional y provista generosamente por el mismo Dios (Lucas 12:31), Nuestro afán de las cosas materiales solamente nos trae pesar y amargura, pero cuando buscamos a Dios nos llenamos de cosas con valor eterno.

Si hoy está sufriendo por uno de estos pecados, pida perdón, de gracias por lo que en este momento tiene, busque a Dios y deje que Él lo transforme, entonces verá la vida con un sentido correcto y disfrutará viviendo contento con lo que Dios le ha dado. Y si Él desea, verá cómo en Su generosidad, nuestro Dios llenará su vida de muchas cosas más.

«Señor, gracias por lo que tengo y por lo que no tengo; ayúdame amarte a Ti, y solo a Ti; y no permitas que mi vida se llene de la oscuridad de la codicia y la avaricia»

1 Timoteo 6:10

“Porque RAÍZ DE TODOS LOS MALES ES EL AMOR AL DINERO, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, Y FUERON TRASPASADOS DE MUCHOS DOLORES.”

Categorías:Vida Cristiana

Tagged as: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s