Un rayo de SABIDURÍA

No es para debatirla | Un rayo de SABIDURÍA

Salmos 19.7

Salmos 19:7-9

LA LEY DE JEHOVÁ ES PERFECTA, que convierte el alma; El testimonio de Jehová ES FIEL, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová SON RECTOS, que alegran el corazón; El precepto de Jehová ES PURO, que alumbra los ojos. El temor de Jehová es limpio, que PERMANECE PARA SIEMPRE; Los juicios de Jehová SON VERDAD, TODOS JUSTOS.”

Según el Diccionario Manual de la Lengua Española VOX, la palabra DEBATIR se define como: “Técnica de discusión entre dos o más personas que buscan alcanzar conclusiones o decisiones en un tema CONTROVERTIDO, que satisfagan a la mayoría de los participantes.” (uso de mayúsculas para enfatizar).

En la vida diaria nos podemos encontrar en medio de muchos debates comunes como: el deporte, la economía, gustos de comida o música, etc. Hay otros debates un poco más elaborados que están dados por personas que de antemano han preparado e investigado los puntos de vista para poder presentar defensa a su parecer o atacar aquel que no les parece debido: Debates políticos, en clases universitarias, etc. Sean cual fueren los temas, la gente participa mucho en este tipo de “discusiones”.

Hay otro tipo de debate que se da en nuestras vidas, aquel debate que trata de buscar respuestas o dar opiniones a los comunes o intrincados asuntos del hombre. Estos debates pueden ser dados entre dos o más personas que tratan de investigar la veracidad de la Palabra de Dios, o entre una o varias personas en contra de lo que Dios dice en Su eterna Palabra.

Para muchas personas, la Biblia es un tema a debatirse; sea por su autenticidad o por su autoridad sobre nuestras vidas. Muchos no creen que la Biblia sea la Palabra de Dios inspirada; otros, aunque “digan” que si la creen auténtica y dada por Dios, no la reciben como tal, es decir, debaten o cuestionan lo que Ella dice en cuanto a ciertos temas específicos.

Cuando Eva escuchó a Satanás en el Edén, dejándose convencer del engaño, llegó a aceptar el punto de vista de Satanás sobre lo que Dios dijo, dando espacio a la negación de la autoridad y veracidad de lo que el Señor había dicho. Hoy en día, hay muchos que cuestionan la Biblia, sea por lo que enseña o por su inspiración cayendo en este mismo campo de cuestionamiento de Dios y de Su Palabra.

Hay personas que no aceptan lo que la Biblia enseña en cuanto a la creación, la eternidad, las relaciones sexuales extramaritales, el aborto, el homosexualismo, la mentira, etc., Es decir, tantos temas, como temas tiene la Biblia.

Lo cierto es que lo que la Biblia dice no es tema de discusión, sino de aceptación. La Biblia es la Palabra viva de Dios (Hebreos 4:12), es completamente inspirada por Dios y útil para el hombre (2 Timoteo 3:16-17), contiene la verdad absoluta (Juan 17:17). Todas sus enseñanzas son verdaderas y rectas (Salmos 19:9), sus promesas fieles (1 Reyes 8:56), es eterna (Salmos 119:89), purificante (Efesios 5:26), y más valiosa que cualquier tesoro (Salmos 119:72).

Querer debatir la Biblia es querer debatir en contra de Dios mismo, y ello no es sabio (Job 40:2). La gente querrá debatir contra la Biblia, pero Ella es para escucharla, entenderla, aceptarla, y vivirla en forma absoluta.

Job 40:2

“¿ES SABIDURÍA CONTENDER CON EL OMNIPOTENTE? El que disputa con Dios, responda a esto.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s