Vida Cristiana

Vale la pena | VIDA CRISTIANA

Mateo 16.24

Lucas 9:57-62

“Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.”

El Hobbit, es una novela escrita por el británico J. R. R. Tolkien, misma que posteriormente fue llevada a la pantalla grande como parte de una Trilogía de películas que relatan la historia de un pequeño hobbit, cuyo nombre es Bilbo Bolson.

En la historia, este pequeño e interesante personaje es invitado a participar de una aventura que demandaría dejar todo lo que tiene en casa, dejar su comodidad y a quienes tenía a su alrededor, y estar dispuesto a aventurarse en una travesía de la cual nadie sabía cómo se desarrollaría ni terminaría.

En esta novela participan 13 integrantes más, parte de una compañía de enanos que se comprometerían, “bajo contrato”, a ser fieles en tan particular campaña con el propósito de derrotar al Dragón Smaug y retomar la Montaña Solitaria, hogar y trono de los enanos y de su rey, Thorin Escudo de Roble.

Lo curioso de la historia es como Bilbo rechaza inicialmente aceptar tan sorpresiva aventura. Siendo un personaje aventurero, tiene muchas dudas de este proyecto, por lo que rechaza firmar el contrato, y aún a pesar de la influencia del Mago Gandalf el Gris, Bilbo no lo acepta. Sus inesperados compañeros lo dejan y marchan en pos de su cometido, pero después de pensar mucho decide unirse a la campaña; los encuentra y firma el contrato para unirse a una aventura, de la cual, al final de la historia nunca se arrepintió de haberse unido.

En la vida cristiana hay muchos “Bilbo” que rechazan el llamado de parte de Jesús a seguirle de cerca. Muchos creyentes aceptan el plan de salvación, reciben a Cristo como su Salvador personal, sin entender claramente que al ingresar a formar parte de la familia de Dios y ser perdonados de todos sus pecados firmaron “el contrato” de ser seguidores fieles de Aquel Quien murió para salvarlos.

Nuestros nombres, al ser inscritos en el Libro de la Vida, han sido ingresados en una campaña superior a la de Bilbo; hemos sido ingresados en la lista de siervos del Gran Rey. Como Jesús mismo lo dijo, no sería fácil (Lucas 9:58), pero algo si es seguro, vale la pena.

Todos estamos registrados para participar activa y fielmente en esta gran campaña, la extensión del Reino de Dios. Es nuestra responsabilidad formar parte de ella con valor y amor a nuestro Señor. Demandará costos (Lucas 14:33), pero serán costos grandemente gratificados (Lucas 18:28-30). Cada uno de nosotros tenemos una oportunidad maravillosa de ser parte de la campaña de Dios para edificar Su Reino. ¿Y usted, se anima a seguir a su Señor?

«Señor, mi deseo es seguirte de corazón, ayúdame a serte fiel hasta el final»

Mateo 16:24

“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: SI ALGUNO QUIERE VENIR EN POS DE MÍ, NIÉGUESE A SÍ MISMO, Y TOME SU CRUZ, Y SÍGAME.”

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s