Vida Cristiana

Procurando con placer Su presencia | VIDA CRISTIANA

Salmos 27.4

Salmos 27:4

“Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; que esté yo en la casa de Jehová TODOS LOS DÍAS de mi vida, PARA CONTEMPLAR LA HERMOSURA DE JEHOVÁ, Y PARA INQUIRIR EN SU TEMPLO.”

 

El Tabernáculo fue para los israelitas el lugar en donde se manifestaba la Gloria de Dios en medio de ellos. Dentro tenía en Arca del Testimonio que se encontraba en el Lugar Santísimo, la parte más íntima e importante del Tabernáculo, justo detrás del velo que lo separaba del Lugar Santo.

En el Tiempo de David todavía se mantenía al Arca dentro del Tabernáculo, pero fue el rey quien decidió construir un templo para llevar ahí el Arca y de esta manera dar un nuevo significado a la presencia de Dios en Jerusalén.

A partir de Salomón, y ya construido el Templo de Jerusalén, el Arca fue ubicada igualmente en el nuevo Lugar Santísimo, e igualmente puesto detrás de un velo más imponente que separaba este cuarto del Lugar Santo.

En el tiempo de Jesús la existencia de este Templo, que fue reconstruido posteriormente a causa de serios daños causados por las guerras e invasiones, era el lugar que el pueblo seguía visitando para estar ante la presencia de Dios, pero una vez muerto Jesucristo, el simbolismo y la importancia del Lugar Santísimo y del Arca dejaron de tener tal importancia.

La Biblia nos enseña que el velo del templo representaba la “carne” de Jesús, y una vez muerto Cristo, esa separación que existía entre Dios y el hombre dejó de existir, pues al ser rota esa “carne” ya no existe separación. Cuando Cristo murió en la Cruz, literalmente el velo del templo se rompió en dos a causa del gran temblor, dando fin al valor del templo físico (Mateo 27:50-51).

Pero Moisés entendió que este lugar en la tierra era únicamente un “modelo a escala” del verdadero lugar celestial donde habita la misma presencia de Dios (Hebreos 8:5). Jesucristo, siendo nuestro Sumo Sacerdote, ingresó a presentar Su sacrificio por el pecado del hombre, y una vez hecho esto, ahora todos se pueden acercar a la presencia de Dios por la fe en Él, porque ha sido “quitada” la separación que teníamos de Dios a causa del pecado (Hebreos 9:23-26).

Por medio de la fe en Jesucristo todos podemos entrar ante la presencia de Dios para “inquirir” en Su templo y “contemplar” Su hermosura. Inquirir significa “procurar con placer”, y todos los creyentes tenemos acceso directo a la presencia de Dios para participar de una comunión íntima y directa con Dios. ¿Ya está disfrutando diariamente de tan incomparable presencia?

 

«Señor, no habrá mejor lugar que estar cada día ante Tu presencia»

 

Hebreos 10:19-22

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo POR LA SANGRE DE JESUCRISTO, POR EL CAMINO NUEVO Y VIVO QUE ÉL NOS ABRIÓ través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, ACERQUÉMONOS CON CORAZÓN SINCERO, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.”

Categorías:Vida Cristiana

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s