Un rayo de SABIDURÍA

¿Es usted derrochador? | Un rayo de SABIDURÍA

Proverbios 21.20.jpg

Proverbios 21:20

Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; Mas el hombre insensato todo lo disipa.”

 

«Un hombre explicó por qué se compró un auto nuevo: “Tenía que decidir entre comprar una batería de $32 dólares para mi auto viejo o comprar un carro de $8.000 dólares; y querían que pagara la batería en efectivo.”» – Anónimo.

Muchos de nosotros talvez no caigamos en la exageración de este ejemplo, pero si podemos ser culpables del consumismo y el derroche.

La palabra “disipar” en el hebreo original significa literalmente tragar o engullir. La Palabra de Dios utiliza esta palabra por primera vez cuando se menciona el sueño que el faraón tuvo sobre los siente años de abundancia y los siete años de vinieron después de estos, en este pasaje se hace mención de las siete espigas menudas o flacas que “devoraron” las siete espigas gruesas (Génesis 41:7). Si traemos este ejemplo de abundancia y escasez, podemos ilustrar que la persona que recibe mucho dinero puede devorar o engullir su dinero si no hace un uso prudente de él.

La diferencia entre la persona sabia y la insensata será entonces también en la forma como utiliza su dinero y como lo administra.

Si usted es una persona que gasta lo que tiene o más de él, entonces está en el grupo de la mayoría de las personas que viven en este mundo. Son pocas las personas que guardan dinero y viven alejadas de deudas. La gran mayoría de nosotros malgastamos el dinero inapropiadamente hasta consumirlo todo, y a veces prestamos más dinero para seguir gastándolo. A este grupo de personas la Biblia nos llama “insensatos”.

Si es sabio, usted tendrá dinero ahorrado que le servirá para gastos emergentes o planificados en el futuro. Siempre será bueno poder gastar menos de 90 % de lo que se obtiene del salario, y aprovechar el dinero restante guardándolo para un futuro necesario. No olvidemos que como parte de nuestro presupuesto debe estar nuestro diezmo, lo cual es el 10 % de nuestro ingreso total, y dejar un 80% para gastos, así podremos guardar un 10% por lo menos.

Un comentario bíblico dice de una manera muy concisa el principio que enseña este versículo: «Este proverbio habla acerca del ahorro para el futuro. Los créditos fáciles tienen a mucha gente viviendo al borde de la bancarrota. El deseo de mantener y acumular más, los empuja a gastar hasta el último centavo que ganan, y estiran su crédito hasta el límite. Pero cualquiera que gasta todo lo que tiene, consume más de lo que puede afrontar. Una persona sabia aparta dinero para cuando tenga menos. Dios aprueba la previsión y la restricción. El pueblo de Dios necesita examinar su estilo de vida para ver si lo que gasta complace a Dios o solo a él mismo.» (Biblia del Diario Vivir)

Parte de ser sabio está en la manera como administramos nuestro dinero y como prevemos para el futuro. Si no le es fácil administrar su ingreso, busque ayuda y comprométase a salir de esta vida de consumo que está devorando sus ingresos y tragándose su futuro.

 

«Señor, ayúdame a ser sabio en la administración del dinero que Tú me has encargado»

 

Proverbios 13:11

“Las riquezas de vanidad disminuirán; Pero el que recoge con mano laboriosa las aumenta.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s