Vida Cristiana

En la “Lista de Espera” | VIDA CRISTIANA

Salmos 130.5

Salmos 130:5-7

ESPERÉ YO A JEHOVÁ, ESPERÓ MI ALMA; EN SU PALABRA HE ESPERADO. Mi alma espera a Jehová más que los centinelas a la mañana, más que los vigilantes a la mañana. Espere Israel a Jehová, porque en Jehová hay misericordia, y abundante redención con él”

Cuantos de nosotros hemos tenido que esperar en una “Lista de Espera”. Esa lista en la que nos hemos registrado y en la cual debemos tener que esperar hasta que nos llegue el tiempo para recibir el servicio.

Muchas veces esa espera parece interminable, y cuando nos acercamos a averiguar qué ha pasado con nuestro tiempo de ser atendidos nos dicen que sigamos esperando. Aún es más difícil escuchar esa frase que nos dan: «Espere que nosotros ya le hemos de llamar». Cuan dura tarea es tener que estar en la “Lista de Espera”, parecería que nunca vamos a ser atendidos. Llamamos, nos acercamos, nos molestamos, reclamamos y nos vuelven a decir: «Por favor espere hasta que lo llamemos».

Una de las disciplinas más difíciles de desarrollar es la espera. Cada persona tiene diferente grado de espera y sabemos que la paciencia será el medio que nos ayudará a esperar.

La paciencia es la capacidad de esperar con tranquilidad una cosa que tarda; muchas veces la paciencia es saber tolerar o sufrir una adversidad con valor y sin quejarse. La paciencia va a ser esa capacidad que ayudará a realizar una actividad difícil con perseverancia.

El tiempo de espera es a menudo un período frustrante, ya que nos hemos encontrado con realidad que hemos esperado en vano porque, aunque nos dijeron que nos atenderían, no recibimos la atención esperada. Otras veces esa espera es tan larga que parece que nunca seremos atendidos, pero al final nos llaman y al fin recibimos lo esperado.

Cuando se trata de esperar ante Dios actuamos de la misma manera. Nos impacientamos, nos frustramos, nos alteramos y al final parece que nos seremos atendidos.

La diferencia al estar en la “Lista de Espera” de una atención humana y el estar en la “Lista de Espera Divina” es gigantesca, el dador del servicio en ambos casos son inmensamente diferentes.

La Biblia nos dice que esperar en Dios es tener la certeza que seremos atendidos con la intervención divina en el tiempo determinado por Dios. Él sabe cuándo y cómo obrará. La confianza en Dios nos llevará a esperar con paciencia sabiendo que Dios cumplirá con atendernos.

Al leer Su Palabra veremos que muchas veces Su respuesta a nuestras peticiones vendrán con un “por favor espera que ya te registré en Mi Lista de Espera”. ¿Por qué esperar entonces? Porque Dios es fiel y Su Palabra confiable. Dios sabe lo que hace y el tiempo en que lo hace. Su obra siempre será perfecta cuando aprendamos a esperar.

 

Eclesiastés 3:11

TODO LO HIZO HERMOSO EN SU TIEMPO; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, SIN QUE ALCANCE EL HOMBRE A ENTENDER LA OBRA QUE HA HECHO DIOS DESDE EL PRINCIPIO HASTA EL FIN.”

¿Está esperando algo en Dios? Si Él le ha dicho que espere, espere; si Él aún no le ha respondido siga esperando, no haga nada sin Su consentimiento. Espere y diga como el salmista: ESPERÉ YO A JEHOVÁ, ESPERÓ MI ALMA; EN SU PALABRA HE ESPERADO”.

Categorías:Vida Cristiana

Tagged as: , , ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s