Vida Cristiana

Edificando nuestra vida en la obediencia | VIDA CRISTIANA

Lucas 6.47-48

Lucas 6:46-49

“¿POR QUÉ ME LLAMÁIS, SEÑOR, SEÑOR, Y NO HACÉIS LO QUE YO DIGO? TODO AQUEL que viene a mí, Y OYE MIS PALABRAS Y LAS HACE, os indicaré a quién es semejante. SEMEJANTE ES AL HOMBRE que al edificar una casa, CAVÓ Y AHONDÓ Y PUSO EL FUNDAMENTO SOBRE LA ROCA; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. MAS EL QUE OYÓ Y NO HIZO, SEMEJANTE ES el que oyó y no hizo, semejante es AL HOMBRE QUE EDIFICÓ su casa sobre tierra, SIN FUNDAMENTO; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa.”

Hace varios años atrás pude visitar la ciudad de Nueva York y conocer el lugar donde una vez estuvieron los edificios del World Trade Center, mejor conocidos como las Torres Gemelas. Esa ocasión solamente pude observar el gran tamaño del lugar donde la base de la nueva construcción estaba, y claro, donde estuvieron las bases de las antiguas Torres Gemelas. ¡Fue impresionante el tamaño!

La piedra fundamental del antiguo World Trade Center se colocó el 5 de agosto de 1966. La Torre Norte se completó en diciembre de 1972 y la Torre Sur fue finalizada en julio de 1973. El proceso de construcción incluyó la extracción de una gran cantidad de material, utilizado luego como relleno para construir la Battery Park City, en el lado oeste del Bajo Manhattan. Por supuesto que las bases de las Torres Gemelas no fueron el problema por el que ellas colapsaron, sino que fue un hecho completamente ajeno.

Al recordar el tamaño de tan gran construcción y lo importante que son las bases me ponía a pensar que en nuestras vidas hay dos cosas importantes para construir nuestra prosperidad: 1) La base sobre la cual edificamos nuestra vida terrenal y, 2) el “material” que utilizamos para edificar “nuestra vivienda” para la eternidad.

La obediencia a Dios es el “fundamento rocoso”, por decirlo así, que nos ayudará a poner las bases para una vida próspera aquí en la tierra. Jesucristo nos dice que nuestra vida debe ser edificada en obediencia a Él. Muchos de nuestros fracasos son consecuencias de la desobediencia, es ahí en donde lo que “edificamos” colapsa, debido a que no fue edificada en la roca, sino sobre la arena.

Por otro lado, Pablo nos dice que nuestra vida en la eternidad, para quienes estemos en el cielo, también puede sufrir pérdida cuando la edificamos con “materiales” que no van a glorificar a Dios. Si lo que hacemos va a ser en obediencia recibiremos un reconocimiento al llegar al cielo; si lo que hacemos es carnalmente nuestra vida sufrirá perdida (1 Corintios 3:9-15).

Nosotros somos los que edificamos la vida para bien o para mal a través de la obediencia. Me pregunto: ¿Por qué muchos seguimos adelante construyendo nuestra vida en la desobediencia? Creo que es hora de detenernos y ver SOBRE QUÉ y CON QUÉ estamos levantando nuestra “casa”.

Gálatas 6:7-8

“No os engañéis; DIOS NO PUEDE SER BURLADO: PUES TODO LO QUE EL HOMBRE SEMBRARE, ESO TAMBIÉN SEGARÁ. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Categorías:Vida Cristiana

Tagged as: ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s