Vida Cristiana

¿Y por qué te sorprende? | VIDA CRISTIANA

1 Pedro 1.7

1 Pedro 4:12

“Amados, NO OS SORPRENDÁIS DEL FUEGO DE PRUEBA que os ha sobrevenido, COMO SI ALGUNA COSA EXTRAÑA OS ACONTECIESE.”

Piense que le invitan a una reunión muy especial en dónde le dicen que va a estar el gozo, la bendición, la paz, la madurez, la fe, la transformación, la santificación, la abundancia, y que todo va a ser mejor. ¿Con qué expectativas iría usted? Me imagino que muchas y muy buenas.

Pero cuando llega allá se da cuenta que el gozo viene con los problemas, que la bendición llega con y después del sufrimiento, la paz vino en medio de la angustia, la madurez llega con la pérdida, la fe tiene que ser purificada con las pruebas, la transformación llega con el dolor, la santificación se da con las limitaciones, la abundancia viene con el cambio de perspectiva, y que lo que era mejor viene después de lo peor que le pasó. Creo que apenas que abre la puerta de la reunión se sorprende, y la persona que le invita le dice: ¿Y por qué te sorprende?

Yo creo que todos nos quedaríamos sorprendidos, pues no lo esperábamos.

La vida cristiana, como dice Pedro, no es una vida de puras alegrías y bendiciones, de gozo y alabanza solamente; la vida cristiana está acompañada de las pruebas de “fuego”, y cuando nos llegan nos sorprende. ¿Por qué? La verdad es que no tenemos presente en nuestra mente que las pruebas son requisito necesario.

Pedro dice que por “ahora” y “por un poco de tiempo… EN NECESARIO… ser afligidos en diversas pruebas” (1 Pedro 1:6). Las pruebas nos ayudan a madurar y a crecer en la fe. Si la fe no fuera probada entonces no creciera. Es por medio de las pruebas que nuestra confianza en Dios y nuestro entendimiento de Su obra es mejor apreciada, llegamos a crecer en FE (1 Pedro 1:7).

Pablo también nos recuerda que “ES NECESARIO que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos 14:22). No solo que la prueba es necesaria, sino que son necesarias muchas pruebas, pues por medio de cada una de ellas Dios va haciendo un cambio paulatino en nuestras vidas. Si lo hiciera todo de una no seríamos capaces de resistir. Es por ello que son “muchas”.

Las pruebas transforman quienes somos y a Quien nos vamos pareciendo, nos prepara para la eternidad… ¡SON NECESARIAS! Y si son necesarias, sabemos que tarde o temprano deben llegar porque son “muchas”.

Entonces, ¿Por qué nos sorprenden las pruebas? Nos sorprendemos porque con ella viene el dolor y la inconformidad, y cuando uno no piensa en la prueba queremos evitar pensar en lo difícil de ella; como que si “anestesiáramos” nuestra conciencia para no pensar en el dolor bloqueando ese pensamiento de la necesidad de una prueba en nuestras vidas. Pero si entendemos que ese dolor es necesario y que la prueba es requerida, pues cada vez que llegue a nuestra vida, deberíamos decir: “¡No me sorprende, pues sabía que tarde o temprano llegaría otra prueba!”

«Señor, sé que las pruebas no son fáciles, pero sin necesarias; ayúdame a aceptarlas y afrontarlas»

1 Pedro 1:7

PARA QUE SOMETIDA A PRUEBA VUESTRA FE, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, SEA HALLADA EN ALABANZA, GLORIA Y HONRA cuando sea manifestado Jesucristo.”

Categorías:Vida Cristiana

Tagged as: , ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s