Un rayo de SABIDURÍA

El sabio no menosprecia | Un rayo de SABIDURÍA

Proverbios 11.12

Proverbios 11:12

“El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo; MAS EL HOMBRE PRUDENTE CALLA.”

¿Ha visto usted una persona sabia y que sea mal intencionada? Una de las características de la persona prudente y sabia es su corazón y la manera como intencionalmente se relaciona y actúa con su prójimo. La prudencia es una cualidad del sabio que le guía actuar en forma ecuánime, con rectitud, apropiadamente.

La palabra “entendimiento” en el versículo (“leb” לֵב, H3820) puede ser traducido como mente o corazón. Desde el primer versículo en el que aparece este versículo en la Biblia (Génesis 6:5), esta palabra hebrea menciona al corazón. Esto nos expresa en el versículo de hoy que la persona que “menosprecia” al prójimo lo hace no solamente por falta de entendimiento, sino por falta de una buena intención que nace de su corazón pecaminoso.

La palabra “menosprecia” (“buz” בּוּז H936) significa en el original alguien que falta el respeto, que desprecia, o que tiene en poco a los demás. Alguien que con soberbia se expresa despectivamente de otro.

Estas dos palabras no dan una mejor idea del versículo. El falto o carente de entendimiento, es alguien que deliberadamente, con un corazón contaminado con la maldad, llega a menospreciar o a faltar el respeto a los demás. No solo es alguien que no entiende por falta de conocimiento, sino más bien alguien que intencionalmente actúa.

Menospreciar al prójimo es un pecado, es por ello que el prudente, el de buen corazón y sabio no lo haría (Proverbios 14:21), al contrario, actúa con misericordia.

Si usted o alguien que conoce se expresa o trata a otros con desprecio, aunque crea que sabe lo que hace, lo que manifiesta es realmente una falta de entendimiento y revela más bien su corazón pecaminoso. No olvidemos que la persona sabia, no solamente debe ser conocedora y de buen juicio, sino que además manifestará piedad.

El callar es una de las evidencias más notables de la persona prudente. El hablar sin meditar la muestra clara del necio. Nuestras palabras expresan lo que el corazón es (Mateo 12:35). El “hombre prudente” al callar comprende que su juicio indebido puede traer juicio de Dios (1 Pedro 1:17), y que al contrario debe manifestar misericordia al igual que el Señor (Proverbios 14:21).

Amar a nuestro prójimo es un mandamiento expresado en toda la Biblia, y nuestro amor debe llevarnos a tratar con respeto a los demás.

Cuidemos nuestra boca de nuestro corazón pecaminoso, actuemos con prudencia y misericordia. Recordemos que de la manera como juzgo seré juzgado (Mateo 7:2), y solo así podremos manifestar sabiduría y cordura.

 

«Señor, ayúdame a cuidar cómo pienso y me expreso de mi prójimo, si hay maldad en ello, ayúdame a cuidarme para no pecar contra Ti y mi prójimo»

 

Proverbios 10:14

LOS SABIOS GUARDAN SABIDURÍA; mas la boca del necio es calamidad cercana.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s