Vida Cristiana

Enseñanza divina | VIDA CRISTIANA

Isaías 48.17

Isaías 48:17

“Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: YO SOY JEHOVÁ DIOS TUYO, QUE TE ENSEÑA PROVECHOSAMENTE, que te encamina por el camino que debes seguir.”

A lo largo de la historia de la humanidad Dios, desde el primer momento después de la creación, se ha acercado al hombre para enseñarle Su voluntad. El deseo del Creador fue de dar instrucciones específicas a Adán y Eva de cómo cuidar el Edén y que hacer bien para beneficio de su vida (Génesis 1:27-30; Génesis 2:15-17). Lamentablemente nuestros padres no siguieron las instrucciones de Dios, y Él tuvo que castigarlos y enseñarles otra vez que hacer (Génesis 3:16-24).

Desde ese momento, hasta ahora Dios ha seguido obrando en el hombre para “enseñarle” Su voluntad de que se debe hacer.

El pueblo de Israel había sido enseñado por cientos de años como vivir. Desde el mismo momento que Abraham fue llamado por Dios, Él le dio instrucciones al patriarca de qué hacer con su vida (Génesis 12:1-3). Luego, por medio de Moisés, Dios comenzó a registrar a través de las Escrituras Su voluntad (Éxodo 31:18). A pesar de las instrucciones, el pueblo de Israel, al igual que en el inicio de la humanidad, no siguieron las instrucciones de Dios y tuvieron que ser castigados para aprender por medio de la disciplina más sobre Dios.

Isaías, hablando al pueblo de Israel, le dice que Dios no ha dejado de manifestar Su voluntad y que constantemente está acercándose al hombre para que este sea “enseñado” por Él. Dios usa varios métodos para enseñarnos constantemente lo que Él espera de nosotros.

A través de Su Palabra: Dios siempre utilizará Su Palabra para hablarnos. Es la Biblia la voluntad de Dios registrada en forma sobrenatural por medio del Espíritu Santo (Salmos 119:105; 2 Timoteo 3:16-17). Dios siempre estará deseoso de que nosotros pasemos tiempo leyendo y amando Su Palabra, porque es en Ella en dónde está registrada completamente Su voluntad para el hombre.

A través de la Instrucción: En el Antiguo Testamento, Dios utilizó a los profetas y jueces para instruir al pueblo de Su voluntad (Isaías 48:17). En el tiempo de Jesucristo, Dios se reveló a Sí mismo por medio de la Segunda Persona de la Trinidad para enseñar a Su pueblo (Juan 15:15). Luego de Cristo, desde el tiempo del Nuevo Testamento, Dios ha utilizado a los maestros, evangelistas y pastores para enseñar y capacitar a Su pueblo (Efesios 4:11-12).

A través de las Pruebas: Dios en forma peculiar y personal puede utilizar pruebas para enseñarnos cosas, que por medio de la Palabra no pueden ser aprendidas. La paciencia, la confianza, la madurez, y más características piadosas del hombre no pueden ser enseñadas teóricamente, deben ser instruidas en forma práctica (Filipenses 4:11; Santiago 1:3-4).

A través de la Disciplina: Dios también, y aunque en forma dolorosa, enseña a Su pueblo por medio de la disciplina para que aprendamos a ser obedientes y reconocer lo que es santo y bueno para nuestra vida, alejándonos del pecado (Hebreos 12:5-11).

Gracias debemos dar a Dios que siempre ha estado dispuesto a enseñarnos. Es nuestro deber escuchar bien a cada momento lo que Él nos está queriendo decir para nuestro provecho.

«Señor, sea a través de Tu santa Palabra, alguna persona, o alguna circunstancia; Tú nos quieres enseñar algo; ayúdanos a estar atentos a lo que nos quieras decir para nuestro beneficio»

Jeremías 16:21

“Por tanto, HE AQUÍ LES ENSEÑARÉ ESTA VEZ, les haré conocer mi mano y mi poder, Y SABRÁN QUE MI NOMBRE ES JEHOVÁ.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s