La dicha del testimonio ajeno

Haga un clic en la imagen para que vea la lección en video

2 Corintios 1:12-14

“Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros. Porque no os escribimos otras cosas de las que leéis, o también entendéis; y espero que hasta el fin las entenderéis; como también en parte habéis entendido que somos vuestra gloria, así como también vosotros la nuestra, para el día del Señor Jesús.”

  1. El buen testimonio de una persona siempre nos trae alegría, pero en este caso, Pablo estaba mencionando que su trabajo entre los corintios, su propio testimonio ante ellos, y la vida de cada miembro de la iglesia serían motivo de orgullo de todos cuando Cristo venga (v. 14).
  2. Inicia recordando que su propio testimonio no ha sido el resultado de obra humana, sino que ha sido el resultado de “la gracia de Dios”. Él ha sido quien ha transformado y capacitado a Pablo para vivir una vida de buena conciencia, sencilla y sincera (v. 12).
  3. Pablo estaba escribiendo esta carta en respuesta al cambio que se había dado entre los hermanos en Corinto a causa de la exhortación recibida en la primera carta (2 Co. 2:9), y en esa primera carta él había escrito todo claramente, sin incluir un mensaje “entre líneas”, y él esperaba que todo sea claramente entendido por ellos (v. 13).
  4. Pablo estaba exponiendo su corazón en estas líneas indicando que él se encontraba preocupado por los hermanos en Corinto, y que todo lo que había dicho y deseado con la primera carta tenía el propósito de producir un cambio para bien en los receptores de la misiva.
  5. El apóstol entendía que en la venida de Cristo todos encontrarían motivo de regocijo por la vida del otro. Pablo estaría feliz en ver lo que Dios haría la final en la vida de cada creyente en Corinto, y los hermanos en Corinto se sentiría dichosos de ver al apóstol quien fue el instrumento de Dios en favor de ellos, y la vida de cada uno sería motivo de dicha en testimonio ajeno (v. 14).


Así como el padre, quien con esfuerzo educa y ayuda a un hijo a ser hombre de bien, y cuando este ha crecido manifiesta una vida provechosa y de buen comportamiento, y en esa vida se gloría; o del hijo que ve a su padre ser reconocido por alguna labor de su progenitor; así el creyente puede regocijarse en el buen testimonio de la persona que haya sido su discípulo o su discipulador.

Siempre es motivo de gran dicha ver como las personas que están a nuestro alrededor son reconocidas por una vida ejemplar, por un buen testimonio, por un gran logro. Quienes estamos al lado de esas personas sabemos que aquellos que han trabajado arduamente merecen dicho reconocimiento, en ese momento todos nosotros nos unimos en gran dicha por el logro ajeno.

De la misma manera, un creyente podrá alegrarse profundamente por la vida de creyentes que han sido de gran bendición por su testimonio y labor entre los demás hermanos de la iglesia. Puede ser un maestro de escuela dominical, aquella persona que nos evangelizó o discipuló, alguien quien nos instruyó en algún momento y que nos bendijo con su participación, y cuando todos lleguemos a la presencia del Señor veremos el reconocimiento a esa labor que el mismo Jesús hará en favor de ellos.

Pero también, quienes han enseñado la Palabra de Dios como predicadores, maestros o discipuladores; o que han predicado el evangelio para que otros lleguen a ser salvos; verán con gran dicha a esas personas en el cielo y la transformación que Dios hizo en sus vidas, y se gloriaran por ellos.

Sea que nosotros seamos el resultado del trabajo de amor de alguien, o que nosotros trabajemos en favor del crecimiento espiritual de los otros, todos llegaremos a estar dichosos por la obra de Dios entre nosotros, y lo que ese esfuerzo representó en esta vida para el resultado final que veremos en el cielo.



«Todos aquellos que participan efectivamente en el reino verán junto al Señor el resultado maravilloso de esa labor de amor plasmada en la vida transformada de aquellos en quienes trabajaron con pasión»

Ministerio UMCD
Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: