Evangelismo

Lo grande de la Cruz | VIDA CRISTIANA

Salmos 25.11

Salmos 25:11

“Por amor de tu nombre, oh Jehová, PERDONARÁS también MI PECADO, QUE ES GRANDE.”

En el camino al trabajo, en medio de una colina llena de árboles, existe una cruz de por lo menos unos 15 metros de alto que está colocada en un área descubierta de ese pequeño bosque. Creo que la idea del dueño del terreno es recordar a quienes transitamos por ese camino la obra de nuestro Señor Jesucristo en la Cruz del Calvario.

Viendo lo inmensa que es la cruz en la colina me recuerda la grandeza del valor real de la obra de Cristo. Nosotros siendo indignos, el Padre mostró Su amor al entregar a Jesús para que muera en nuestro lugar y pagar por nuestros pecados.

Muchas veces olvidamos lo indigno que es nuestro pecado y el profundo significado que tiene el sacrificio de Cristo. Pablo en su Carta a los Romanos nos recuerda que realmente somos seres miserables a causa del pecado (Romanos 7:24). Isaías nos dice que nuestros pecados son inmundos ante Dios (Isaías 6:5). Pedro al estar en la presencia de Cristo le pidió que se apartara de él porque se sentía indigno (Lucas 5:8).

La persona que comete un delito debe pagar por su culpa (“Porque la paga del pecado es muerte…” Romanos 6:23). Sabemos que entre más grande el daño ocasionado, la paga del daño requiere una sentencia más fuerte. Para evitar pagar la condena se requiere el pago de una multa o fianza, y entre más grave el delito más alto el monto de la fianza. Cuan horrenda es la culpa de nuestros pecados que nuestro castigo debe ser el infierno. Cuan horrendo es nuestro castigo que la fianza para evitar esa condena tuvo que ser pagada con la sangre de Jesucristo. Nuestro pecado es tan grande y grave como grande y gloriosa es la obra redentora de Jesús.

Dios ofrece perdón de nuestros pecados, no por merecimiento nuestro, sino por misericordia y gracia. Él no nos da el pago de nuestra culpa por Su misericordia, y nos ofrece perdón y vida eterna por Su gracia. Si usted cree que por sí mismo merece el cielo, es porque no ha comprendido el tamaño tremendo de su pecado. Si usted entiende que no merece el cielo, pero ha visto en Cristo como su esperanza para ir al cielo, es porque realmente llegó a comprender el inmenso valor del sacrificio de amor que Cristo hizo.

El perdón de nuestros pecados si es posible, pero no es algo sencillo, tuvo que ser pagada la “fianza”. Cristo pagó nuestra fianza en la Cruz, lo que debemos nosotros hacer es aceptarla con convencimiento. No basta solo saber que Cristo murió, hay que entender por qué y para qué murió.

Nuestro pecado es inmensamente horrible, nuestro Salvador es inmensamente maravilloso. Nuestra condena es terrible, nuestro libertador es glorioso. Nuestro final debe ser el infierno, nuestro destino por FE puede ser el cielo.

Mira hacia la Cruz con entendimiento, y entenderás su real significado. “La Cruz es grande, como grande Quien en ella murió”.

Hechos 16:30-31

“… Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO…”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s