Matrimonio y Hogar

¿Cómo Caín? | MATRIMONIO Y HOGAR

Proverbios 12.1

Proverbios 12:1

“El que ama la instrucción ama la sabiduría; mas EL QUE ABORRECE LA REPRENSIÓN ES IGNORANTE.”

Caín y Abel

     “Pasó el tiempo, y un día Caín le presentó a Dios una ofrenda de los frutos que cultivaba. Por su parte Abel escogió las primeras crías más gordas de sus ovejas, y se las llevó a Dios como ofrenda. Dios recibió con mucho agrado la ofrenda de Abel, pero no recibió con el mismo gusto la ofrenda de Caín. Esto le molestó mucho a Caín, y en su cara se le veía lo enojado que estaba.

     Entonces Dios le preguntó a Caín: «¿Por qué estás tan triste y enojado? Si haces lo correcto, siempre te aceptaré con agrado, pero si haces lo malo, el pecado está listo para atacarte como un león. ¡No te dejes dominar por él!»

     Un día, Caín invitó a su hermano. Cuando llegaron al campo, Caín golpeó a su hermano y lo mató.

     Más tarde, Dios le preguntó a Caín: —¿Dónde está tu hermano?

     Y Caín le respondió: —No lo sé. ¡No tengo por qué cuidarlo!

     Entonces Dios le dijo: —¿Por qué has matado a tu hermano? ¡Desde la tierra la sangre de tu hermano pide venganza! ¡Esto no puede dejarse sin castigo! Maldito serás, y la tierra que cultives no te producirá nada, pues has matado a tu hermano y esa misma tierra se bebió su sangre. Por eso andarás por la tierra como un vagabundo, que no tiene donde vivir.

     Entonces Caín le dijo a Dios: —Ese castigo es más de lo que puedo soportar. Hoy me estás condenando a vivir en la tierra como un vagabundo. Tendré que andar escondiéndome de ti, y cualquiera que me encuentre me matará.

     Pero Dios le respondió: —De ninguna manera. Si alguien se atreve a matarte, sufrirá un castigo siete veces peor.

     Entonces Dios le puso a Caín una marca, para que nadie se atreviera a matarlo. Así fue como Caín se apartó de la presencia de Dios y se fue a vivir al país de los vagabundos, al este del Edén.” (Génesis 4:3-16 TLA)

Esta historia de Caín se repite día tras día en la vida de muchos hijos, no aprecian el valor que tiene la corrección.

La palabra “instrucción” en el versículo de Proverbios 12:1 se puede traducir también como castigo y advertencia. El hijo que no acepta la “instrucción” es un hijo que “rechaza” abiertamente la autoridad deseando frontalmente mantenerse en su posición equivocada anhelando ser aceptada.

La palabra “ignorante” tiene la idea del ganado que desconociendo absolutamente es llevado al matadero para servir como alimento (carne, comida). En su raíz hebrea esta palabra significa “ser bruto”, alguien que va a ser destruido, desvanecido, devorado.

El hijo que rechaza la corrección es un hijo que busca “ignorantemente” su propia destrucción; mas el hijo que ama la advertencia es sabio. Caín fue ignorante, rechazó la reprensión de Dios.

Hijos, aprendamos amar la corrección, ella cuida nuestra vida de nuestra propia destrucción. Padre, no tenga temor de disciplinar a su hijo, lo librará de su futura destrucción.

Proverbios 13:1

EL HIJO SABIO RECIBE EL CONSEJO DEL PADRE; Mas el burlador no escucha las reprensiones.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s