Vida Cristiana

Sequía por partida doble | VIDA CRISTIANA

Jeremías 2.13

Jeremías 2:11-13

“¿Acaso alguna nación ha cambiado sus dioses, aunque ellos no son dioses? Sin embargo, mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha. Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. PORQUE DOS MALES HA HECHO MI PUEBLO: ME DEJARON A MÍ, FUENTE DE AGUA VIVA, Y CAVARON PARA SÍ CISTERNAS, CISTERNAS ROTAS QUE NO RETIENEN AGUA.”

No habría nada más frustrante que salir de en medio de un oasis para caminar a buscar una fuente de agua que está en medio del desierto, y llegando, cavar una cisterna en busca de agua, y darse cuenta que esa agua es insalubre o que la cisterna es incapaz de retener agua. Y uno se preguntaría: ¿Para qué salí del oasis a buscar lo que nunca voy a encontrar?

La verdad que sería incoherente, pero esta realidad le sucedió al pueblo de Israel. Un día ellos salieron en busca de dioses que no son dioses, sino imágenes creadas por el mismo hombre (Salmos 115:4-8), y se alejaron del Único Dios verdadero para darse cuenta que no hallaron más que sequedad espiritual.

En otro momento Jesucristo nos relata la historia del hijo pródigo, quién pidió a su padre que le diera todo el dinero que recibiría de herencia y lo fue a desperdiciar en el mundo, y cuando se dio cuenta que su vida era un desastre y que en el mundo no encontraba lo que pensó hallar se puso a reflexionar que en la casa de su padre había abundancia, mientras que ahora no tenía más que hambre y necesidad (Lucas 15:11-17).

El pasaje en Jeremías nos dice que el pueblo de Israel hizo dos males: Primero: Dejaron a Dios, fuente de agua viva; Segundo: Fueron a cavar cisternas incapaces de llenar sus vidas.

¿Qué podría alejar a una persona de la “Fuente de Agua”? Solamente un espejismo. El pecado es ese espejismo con el que Satanás nos engaña para alejarnos de la “Fuente de Agua” y hacernos creer que hay otro “oasis” similar a la distancia, y nuestros ojos pecaminosos ven ese espejismo como un lugar digno de explorar.

¿Qué nos hace cavar una cisterna rota y sin agua ya estando lejos? Ya una vez alejados de la Fuente de Agua y en medio de nuestra necesidad de satisfacer nuestra sed cavamos profundamente en el pecado para ver si podemos saciar nuestra necesidad, y nos damos cuenta que entre más cavamos, menos nos saciamos.

Esta historia es una realidad en la vida de muchos de los creyentes que, en un momento de sus vidas llegaron a conocer a Dios, y que por motivos incorrectos dejaron al Señor y se fueron a buscar en el mundo lo que creían traería satisfacción, y cuando se dieron cuenta, no hallaron más que desilusión. Sufrimos de sed por dos razones: Nos alejamos de la “Fuente de Agua” y gastamos nuestras energías tratando de obtener agua de donde nunca lo conseguiremos. Sequía por partida doble.

El hijo pródigo tuvo la solución a su problema, él dijo: “Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.” (Lucas 15:18)

Si te has alejado de Dios, Fuente de Agua Viva, lo que debes hacer es alejarte del pecado y busca al Señor que está dispuesto a perdonarte. No tengas temor de acercarte al Señor, al igual que el padre con el hijo pródigo, Dios está esperando por ti.

1 Juan 1:9

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

Categorías:Vida Cristiana

Tagged as: , ,

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s