Evangelismo

Inutilizado por la distracción | Una mirada a las MISIONES

Marcos 16.15

Hechos 1:6-8

“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: SEÑOR, ¿RESTAURARÁS EL REINO A ISRAEL EN ESTE TIEMPO? Y LES DIJO: NO OS TOCA A VOSOTROS SABER LOS TIEMPOS o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; PERO RECIBIRÉIS PODER, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, Y ME SERÉIS TESTIGOS EN Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

 Los discípulos del Señor habían estado reunidos con Jesucristo unas semanas antes de la ascensión; el mismo Señor les había dado una orden: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15). En esa ocasión les dice que había recibido toda la potestad para enviarlos a cumplir con la Gran Comisión (Mateo 28:16-20).Y ya, cuando estaba por subir al cielo, semanas después, sus discípulos le preguntan si ya va a venir a reestablecer el Reino de Israel. No había ni siquiera iniciado el programa evangelístico y ya estaban esperando la Venida del Señor. No habían ganado ni un alma para Cristo localmente, menos regionalmente, y se distrajeron con otro evento.

La Segunda Venida de Cristo es un evento que esperamos, que está dentro del calendario de actividades de Dios para reestablecer el Reino del Señor Jesucristo. El deseo evidente de los discípulos era bueno, pues es parte de la voluntad de Dios; pero el problema que se presentaba en esta espera era que se descuidaban de algo necesario. La Evangelización Global (La proclamación del evangelio en todo el mundo).

Jesucristo había dicho en Mateo 24:14 que el fin del presente siglo, eso quiere decir, el fin de la Tribulación y el establecimiento del Milenio, vendría con la predicación del “evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio de las naciones, y entonces”, y solo entonces, “vendrá el fin”, eso quiere decir, vendrá el Reino Milenial.

Es obvio que los discípulos se preocuparon por algo realmente importante, pero descuidaron algo esencial… La Evangelización del mundo.

Los creyentes y las iglesias locales muchas veces nos distraemos mucho con tantos programas y actividades “importantes”, que dejamos a un lado el cumplimiento esencial de la Gran Comisión, misma que nos fue dada por Cristo hace casi 2000 años.

La tarea de la Evangelización Global dada en Hechos 1:8 nos lleva a un reto. Cada creyente y cada iglesia debe ser participante activo de este programa, y la limitación física hace imposible que un mismo individuo o un grupo de creyentes estén predicando el evangelio “en Jerusalén, en Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” al mismo tiempo. NO existe tal posibilidad. Es ahí donde las misiones son necesarias.

Es a través del Programa Misionero que un creyente o una iglesia pueda participar “al mismo tiempo” en diferentes espacios cumpliendo esta tarea global. Yo no puedo estar predicando el evangelio al mismo tiempo en China, en Somalia, en Bélgica, en la ciudad vecina de donde vivo, y alrededor de mí país, mientras que estoy evangelizando a mis amigos, en mi barrio y en mi ciudad. NO puedo.

Gracias al Programa Misionero yo puedo estar aquí y allá participando de esta esencial tarea. Con mis oraciones, con mi participación activa en donde vivo, y con mi apoyo económico y moral a los misioneros puedo llevar esta tarea a cabo. Yo no puedo estar en todo lado, pero mi participación en las misiones es posible.

Como creyentes y como iglesias bíblicas, no podemos dejar a un lado el participar activamente en esta tarea dada por Cristo. Anhelamos la Venida de nuestro Salvador, pero nos olvidamos que mientras Él venga, tenemos una tarea que hacer. SÍ, son necesarias las diferentes actividades en las que participamos dentro de la iglesia, pero no podemos descuidar nuestra Gran Comisión. El nombre lo dice todo: “Gran Comisión”.

Participemos en ella, no de palabra nada más. Participemos activamente. Vayamos a evangelizar y enviemos misioneros. Apoyemos a las misiones, no solo locales, sino mundiales. Nuestra tarea aún sigue sumamente grande, y si no nos involucramos, estamos distrayéndonos en cosas buenas, pero que nos atrapan y nos alejan de nuestra gran meta.

¿Quiere que Cristo venga ya? Pues escuche lo que Él dijo a sus discípulos: “NO OS TOCA A VOSOTROS SABER LOS TIEMPOS O LAS SAZONES… PERO RECIBIRÉIS PODERY ME SERÉIS TESTIGOS(v. 7-8).

 

¿Usted y su iglesia están participando en la Evangelización Global? Si es así, ¡gloria a Dios!

 

«Señor, anhelamos Tu Venida, pero necesitamos llevar las buenas nuevas a todo el mundo; ayúdanos a comprometeros y participar fielmente en tan esencial tarea»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s