Un rayo de SABIDURÍA

Por la “lengua” los conocerán | Un rayo de SABIDURÍA

Proverbios 10.19

Proverbios 10:19, 32

“En las muchas palabras no falta pecado; mas EL QUE REFRENA SUS LABIOS ES PRUDENTELOS LABIOS DEL JUSTO SABEN HABLAR LO QUE AGRADA; mas la boca de los impíos habla perversidades.”

 

<<Un mercader griego y rico quería dar un banquete con comidas especiales. Llamó a su esclavo y le ordenó que fuera al mercado a comprar la mejor comida. El esclavo volvió con un bello plato cubierto con un fino paño. El mercader removió el paño y asustado dijo: – “¿Lengua? ¿Es éste el plato más delicioso que encontraste?” El esclavo, sin levantar la cabeza, respondió: – “La lengua es el plato más delicioso, sí señor. Es con la lengua que usted pide agua, dice “mamá”, hace amistades, conoce personas, distribuye sus bienes, perdona. Con la lengua, usted conquista, reúne a las personas, se comunica, dice “Dios mío”, canta, cuenta historias, guarda la memoria del pasado, hace negocios, dice “yo te amo” y habla bien.” El mercader, no muy convencido, quiso testear la sabiduría de su esclavo y lo envió nuevamente al mercado, ordenándole que trajera el peor de los alimentos. Volvió el esclavo con un lindo plato, cubierto por fino tejido que el mercader retiró, ansioso, para conocer el alimento más repugnante. – “¡Lengua, otra vez!” dijo el mercader, espantado. – “¡Si, lengua!” dijo el esclavo, ahora más altivo. “Es la lengua que condena, separa, provoca intrigas y celos. Es con ella que usted blasfema y manda al infierno. La lengua expulsa, aísla, engaña al hermano, responde a la madre, ofende al padre. La lengua declara guerra. Es con ella que usted pronuncia la sentencia de muerte. No hay nada peor que la lengua y no hay nada mejor que la lengua. Depende del uso que usted haga de ella.” Y sin esperar respuesta, el siervo hizo una reverencia y se retiró.>> – Portal: Sitio de Esperanza (La lengua: nada mejor y peor).

La Biblia nos recuerda que la lengua, es un órgano difícil de domar, pues tiene poder tan grande que requiere mucho para poder controlarla. La razón de ello es que el pecado que mora en nosotros controla este vital órgano (Santiago 3:3-8). Nuestra boca tiene un órgano muy poderoso, mismo que puede construir o destruir, que puede bendecir o maldecir (Santiago 3:9).

La persona sabia y prudente sabe lo que debe decir, cuándo lo debe decir, y cómo lo debe decir. La persona imprudente dice lo que quiera, donde quiera y cómo quiera. Recordemos que nuestras palabras pueden ir acompañadas de “dardos” destructivos, con maldad y pecado. Una persona madura y sabia aprende a controlar tan vital y poderoso miembro (Santiago 3:2). ¿Es usted sabio?

 

El sabio reflexiona antes de hablar, un necio habla y luego reflexiona.

 

«Señor, ayúdame a controlar mis palabras, cómo y cuándo las digo. Si voy abrir mi boca, que sea para edificar, y no para derribar. Lo que vaya a expresar, que sea solo para bendecir.»

 

Proverbios 10:20-21

PLATA ESCOGIDA ES LA LENGUA DEL JUSTO; mas el corazón de los impíos es como nada. LOS LABIOS DEL JUSTO APACIENTAN A MUCHOS, mas los necios mueren por falta de entendimiento.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s