Series

Con un corazón agradecido | VIDA CRISTIANA

Marcos 16.9-10

Marcos 16:9-10

“Habiendo, pues, RESUCITADO JESÚS POR LA MAÑANA, el primer día de la semana, APARECIÓ PRIMERAMENTE A MARÍA MAGDALENA, DE QUIEN HABÍA ECHADO SIETE DEMONIOS. Yendo ELLA, LO HIZO SABER a los que habían estado con él, que estaban tristes y llorando.”

 

María Magdalena había llegado a la tumba muy temprano en la mañana, traía con ella las especies aromáticas que había comprado con las otras mujeres para ungir el cuerpo de su Maestro (Marcos 16:1-2). Con esas especies venían su llanto, el desconsuelo, y su preocupación: Llanto por la muerte de su Señor; desconsuelo porque no lo volverían a ver y escuchar; y preocupación porque no sabía quién les ayudaría a mover la inmensa piedra que estaba frente a la tumba (Juan 20:11-14; Marcos 16:3).

María Magdalena tenía mucho del porque estar consternada de todos los eventos que habían pasado. La Biblia no nos relata el momento de tan increíble evento en la vida de María Magdalena, pero obviamente fue algo que cambio la vida de esta gran mujer. Ella no fue la mujer que fue encontrara en adulterio y fue perdonada por Jesucristo como muchos dicen, pues de esa mujer no se tiene el registro de su nombre (Juan 8:1-11), María había sido liberada de siete demonios (Lucas 8:2, Marcos 16:9).

La Biblia nos dice si María Magdalena había seguido al Señor fielmente durante su ministerio en la tierra sirviéndole (Lucas 8:1-3). Seguramente escuchó muchas enseñanzas del Maestro durante ese tiempo que compartió con su Salvador. La voz del Jesucristo tuvo que hacerse muy familiar para esta agradecida mujer (Marcos 15:40-41).

Vemos nuevamente a María Magdalena en el momento de la crucifixión del Señor, ella junto a María la madre de Jesús, Juan el discípulo, y otras mujeres más estaban contemplando el cruento sufrimiento de Jesús (Juan 19:25-27). Fue María Magdalena y María madre de José quienes siguieron al grupo que fue a sepultar a Jesucristo después de su muerte (Marcos 15:46-47), ellas sabían que el cuerpo de su Señor no había sido apropiadamente preparado para la sepultura y es por ello que compraron las especias para ungirlo (Marcos 16:1).

María Magdalena realmente nos da muestras de un corazón agradecido al ver la fidelidad y el amor que tenía a Jesús. No era para menos que el día de la resurrección fue temprano a la tumba para dar el último adiós al cuerpo de su Maestro. Pero para sorpresa de ella, Jesucristo había resucitado. Fue a María Magdalena a quien Jesús hace su primera aparición después de la resurrección (Marcos 16:9; Juan 20:15-16).

María Magdalena es una mujer digna de ser imitada. Ella nos muestra el significado de un corazón plenamente agradecido y comprometido a seguir al Señor Jesucristo. Si bien, no todos hemos sido librados de los siete demonios como ella, si ya somos salvos sabemos que hemos sido liberados de un peligro mucho más serio y tormentoso: “El Castigo por el Pecado”. Una de las maneras de expresar nuestro agradecimiento es hacer lo que ella hizo, el momento que Jesús se le aparece al momento de la resurrección le pide que vaya y diga a los demás lo que ella de primera mano experimentó: Vio a Cristo crucificado, sepultado y resucitado. (Juan 20:16-18).

«¿Está nuestro corazón agradecido como para seguir a Cristo fielmente en todo momento y para contar a otros de Él?»

Hechos 20:24

“Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, CON TAL QUE ACABE MI CARRERA CON GOZO, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, PARA DAR TESTIMONIO DEL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s