Vida Cristiana

Una restauración necesaria | VIDA CRISTIANA

 

2 Samule 21.1

2 Samuel 21:1-3

“Hubo hambre en los días de David por tres años consecutivos. Y David consultó a Jehová, y Jehová le dijo: Es por causa de Saúl, y por aquella casa de sangre, por cuanto mató a los gabaonitas. Entonces el rey llamó a los gabaonitas, y les habló. (Los gabaonitas no eran de los hijos de Israel, sino del resto de los amorreos, a los cuales los hijos de Israel habían hecho juramento; pero Saúl había procurado matarlos en su celo por los hijos de Israel y de Judá.) Dijo, pues, David a los gabaonitas: ¿Qué haré por vosotros, o qué satisfacción os daré, para que bendigáis la heredad de Jehová?

 

La historia inicia en la conquista de la Tierra Prometida, Josué había sido engañado por los astutos gabaonitas quienes habían dicho falsamente que eran de tierras lejanas para buscar refugio y protección a través de aparente alianza (Josué 9:6). Pero lo que no sabía Josué era que ellos no eran de tierras lejanas, sino que eran parte del grupo de etnias que tendrían que se doblegadas para la conquista de la Tierra Prometida.

A pesar de su engaño, Josué los perdona y deciden recibirlos a pesar de la astucia, pero bajo la condición de que ellos lleguen a ser siervos, los gabaonitas aceptan las condiciones y los israelitas prometen protegerlos todo el tiempo (Josué 9:16-27).

Después de muchos años, bajo la autoridad del rey Saúl, éste decidió matarlos (2 Samuel 21:2). Esta falta de compromiso a un juramento dado años atrás a este pueblo desagradó a Dios y por ello el pecado tenía que ser juzgado hasta que se haga la restitución del error cometido (2 Samuel 21:1).

Para Dios la ruptura de los pactos y la falta de compromisos son algo muy importante. El fallar ante tal compromiso muestra una falta de carácter de una persona, y más cuando está falta afecte la integridad de una persona o grupo de personas, o vayan en contra de la voluntad de Dios.

Pero en nuestras vidas existen ciertos compromisos con Dios que son más serios y que deben ser cuidados seriamente, los pecados. Una falta de seriedad ante el Señor es algo serio, nuestro reconocimiento inmediato y un acercamiento ante Dios deben ser dados una vez cometido el error.

Dejar las cosas pasar, creyendo que nadie se ha dado cuenta, o menos, pensar que el tiempo va a traer olvido a nuestras fallas son una pantalla peligrosa que no soluciona el problema. Si hemos hecho algún daño debemos restaurarlo lo más pronto posible, sea hacia alguien o con Dios. El tiempo no traerá olvido, solo posterga o empeora el problema. David tuvo que pagar las consecuencias de un acto de Saúl. Si usted sabe que hay algo que no ha solucionado en su vida, lo mejor que puede hacer es buscar arreglar el problema lo antes posible, puede que haya una consecuencia esperando frente a usted sí no lo hace.

 

2 Samuel 21:12-14

“Entonces David fue y tomó los huesos de Saúl y los huesos de Jonatán su hijo, de los hombres de Jabes de Galaad, que los habían hurtado de la plaza de Bet-sán, donde los habían colgado los filisteos, cuando los filisteos mataron a Saúl en Gilboa; e hizo llevar de allí los huesos de Saúl y los huesos de Jonatán su hijo; y recogieron también los huesos de los ahorcados. Y sepultaron los huesos de Saúl y los de su hijo Jonatán en tierra de Benjamín, en Zela, en el sepulcro de Cis su padre; e hicieron todo lo que el rey había mandado. Y Dios fue propicio a la tierra después de esto.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s