Un rayo de SABIDURÍA

Se expresa en los sentimientos | Un rayo de SABIDURÍA

Santiago 3.13

Santiago 3:13-18

“¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.”

 

Hubo una circunstancia que me llevó a tener ciertos inconvenientes con un conocido. La relación con esa persona no era mala, pero para mi pesar, yo tenía ciertas reacciones inapropiadas con mi amigo. A causa de ello estaba con envidia y celos amargos. Mientras más pensaba en lo que pasaba, mayores eran mis sentimientos negativos. Lo más triste de todo era que me convencía a mí mismo que yo estaba actuando bien y que las acciones de mi amigo eran incorrectas. A tal punto llegaron mis celos que me enojaba ver su suceso y creía que no lo merecía.

La palabra ‘sofos’, de la que traducimos la palabra “sabio”, significa un creyente dotado de sabiduría espiritual y práctica. La siguiente palabra, ‘epistemon’, es “entendido” que se refiere a una persona que es avisada y que tiene una habilidad verdadera de vivir (¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.”).

Durante el tiempo que tuve esos sentimientos en contra de mi amigo, lo que pensaba era que yo creía ser alguien que había aprendido a vivir y que eran injusto los sucesos de mi amigo, tal fueron mis celos que me molestaba mucho lo que él recibía. Lo peor de ello era que mientras más lo pensaba, más creía que mi perspectiva era correcta; hasta que un día el Señor me guio a este pasaje.

La Biblia nos dice que los pensamientos y los sentimientos de una persona influyen tanto que lo llevan actuar de la misma manera (Proverbios 23:7). Jesucristo nos dice que el pecado sale del interior del corazón del hombre (Mateo 15:19).

Usted sabrá cómo está su sabiduría en la manera como piensa ante las demás personas. Si sus pensamientos son diabólicos y negativos es obvio que esa “sabiduría” es terrenal y pecaminosa, es la forma más baja de nuestra manera de pensar. Por otro lado, la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.”

Nuestra manera de pensar afectará nuestra manera de actuar. Si no vemos rasgos puros en nuestros pensamientos sabremos que nuestras acciones no serán buenas.

 

«Señor, ayúdame a evaluar mis pensamientos, que ellos te sean solo gratos»

 

Salmos 19:14

Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s