Cuatro principios para aprovechar el tiempo

Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

Nuestra noción del tiempo y de la productividad se han transformado dramáticamente en los últimos 20 años debido al cambio que produjo la tecnología en nuestras comunicaciones y deseos. 

Cada vez es más común encontrarnos con personas que afirman poder ayudarnos a ser mejores administradores del tiempo, pero… ¿Debemos escucharlas a ellas o debemos saber qué dice la palabra de Dios sobre cómo aprovechar nuestro tiempo? 

Pues la Biblia es la única fuente de autoridad en todos los temas relacionados con el ser humano, por eso el siguiente pasaje nos da cuatro principios para que seamos sabios en el manejo del tiempo. 

Salmos 90:13-17 
“Vuélvete, oh Jehová; ¿hasta cuándo? Y aplácate para con tus siervos. De mañana sácianos de tu misericordia, Y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días. Alégranos conforme a los días que nos afligiste, Y los años en que vimos el mal. Aparezca en tus siervos tu obra, Y tu gloria sobre sus hijos. Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; Sí, la obra de nuestras manos confirma.” 

Estos principios son: 

  1. Saciarnos cada mañana con el amor inagotable de Dios. 

La única forma de hallarnos amados por Él es buscándolo a través de su Palabra, Ella nos habla de su carácter, de su obra de amor y reconciliación, de nuestro estado de muerte por culpa del pecado y de la esperanza que hay en su perdón. 

Ese amor inagotable solo se halla en Jesús, quien es la imagen del Dios invisible (Col. 1.15), por eso entre más le conozcamos a Él, más comprenderemos su amor por nosotros.  

Ese amor que Dios nos tiene es lo que nos va a motivar a amarle, hará que pasemos tiempo en su Palabra, queramos conocerlo íntimamente, agradarlo, deleitarnos en Él y hallar la sabiduría que necesitamos para usar el tiempo con sensatez. 

Pero esta idea de usar bien el tiempo no tiene que ver con ser más productivo; más bien significa amar a Dios y amar todo lo que Él ama, cuando hacemos esto nos hallamos cumpliendo nuestro propósito en la vida y aprovechando al máximo nuestro tiempo (Avila, 2020). 


  1. Rogarle que nos bendiga con gozo en lo que hacemos. 

Ese gozo solo se obtiene en Jesús, de hecho, la historia habla de multimillonarios y famosos que llegaron a su fin por medio del suicidio, pero ¿no se supone que el dinero lo compra todo? – ¡Pues no! – El gozo solo se halla en Dios y Él es el único que nos los puede dar. 

Salomón, el hombre más sabio que ha vivido en el mundo lo sabía, y por eso escribió que no hay nada mejor para el ser humano que gozarse de su trabajo, pero ese gozo es un regalo de Dios para quienes le agradan a Él (Ec. 2.24-26). 

  1. Pedir a Dios que nuestros esfuerzos prosperen. 

El Salmo 127.1 también nos ayuda a comprender esta verdad cuando dice: “Si el SEÑOR no construye la casa, el trabajo de los constructores es una pérdida de tiempo. (NTV) 

Esta es la razón por la que necesitamos que aquello en lo que usamos nuestro tiempo sea prosperado por Dios. Porque si lo que hacemos no es su voluntad, todas las puertas que abramos se van a cerrar y todos nuestros esfuerzos terminarán siendo en vano. 

En cambio, cuando dedicamos nuestro tiempo a hacer lo que a Dios le agrada, aun cuando ello sea imperfecto, limitado y torpe, podemos confiar que en las manos de Jesús eso será transformado para cumplir su voluntad perfecta y para bendecir a muchos. (Avila, 2020). 

  1. Enfocarnos en lo eterno. 

Permíteme explicar este punto a través de esta ilustración: Sí te pidiera invertir tu dinero en un proyecto que da el 10% de ganancias por 50 años, o en otro que da el 10.000% de ganancias por 1000 años ¿en cuál lo invertirías? 

La respuesta es obvia, verdad, seguramente escogeríamos el segundo, pues algo así es lo que escogemos cuando decidimos invertir nuestro tiempo en las cosas que son eternas en lugar de hacerlo en las temporales. 

¿Qué es lo eterno? 

Pues la Palabra de Dios lo es (Mt. 24.35), por eso cuando la consideramos desde esa perspectiva será más fácil dedicar nuestro tiempo a Ella, al fin de cuentas, Ella será la base del gobierno eterno que disfrutaremos los que somos hijos de Dios. 

Y así como su Palabra es eterna, las personas también lo son, y si amamos a Dios, estamos llamados a amar a quienes Él ama (Mt. 22.36-39). 

Así, cada acto, palabra y oportunidad que dediquemos a mostrar el amor de Dios a otras personas; como cuidar de nuestra pareja, padres, familiares, hermanos de la iglesia, amigos o cualquier persona que lo necesite, será la mejor forma de invertir nuestro tiempo. 

Y Dios es eterno, así que dedicar nuestro tiempo a darle la gloria a Él, a hacer que otros lo conozcan y que nuestra vida sea como una señal que apunte hacia Él, será otra excelente forma de usar nuestro tiempo. 

No desperdiciemos nuestro tiempo, pidámosle a Dios la sabiduría que necesitamos para aprovecharlo lo mejor posible y enfoquémonos en lo que ya sabemos que es eterno. 


«Cuando usamos nuestro tiempo conforme a la voluntad de Dios, hallaremos el gozo y la plenitud que tanto buscamos»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: