Ahora, estando “en Cristo”…

Esta posición “en Cristo” nos pone en una responsabilidad de vivirla diariamente, y esta carta es un llamado a esa vida santa, por eso las correcciones de Pablo fueron enérgicas a las personas de la iglesia en Corinto.