Vida Cristiana

¿Qué haría si pierde todo? | VIDA CRISTIANA

Santiago 1.12

Job 2:9-10

“Entonces le dijo su mujer: ¿AÚN RETIENES TU INTEGRIDAD? Maldice a Dios, y muérete. Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? EN TODO ESTO NO PECÓ JOB CON SUS LABIOS.”

 

Job había perdido todo a causa de una prueba maquinada por satanás (Job 1:6-12). Sus negocios agrícolas fueron destruidos o saqueados, sus trabajadores fueron muertos a espadas, y sus 10 hijos murieron en un “tornado” (Job 1:19). ¿Qué haría usted?

Continuando con su buen comportamiento ante Dios y los hombres, Job recibe un segundo abate de satanás, éste decide inquirir ante Dios para solicitar que le permita probar otra vez a este hombre justo. Desciende, y esta vez afecta directamente la propia salud de Job, y le provoca una “sarna maligna” que se extendía desde la cabeza hasta los pies (Job 2:7). La mujer de Job se le acerca y le pregunta: “¿Aún retienes tu integridad?”

Crucial momento en la vida de este gran hombre, aparentemente lo pierde todo, pero no fue todo lo que satanás le arrebató; Job aún mantuvo integridad, fe, gratitud y adoración a Dios.

La integridad es la honradez o rectitud de conducta o ser completo. La pregunta de la esposa de Job declara una verdad, Job todavía mantenía su integridad. Job no había cambiado su manera de ser, no se había alterado, no estaba enojado o frustrado, y seguía, por decirlo así, “impávido” ante lo sucedido.

La integridad es parte de la madurez espiritual, el vocablo hebreo de donde viene la palabra integridad denota inocencia, eso quiere decir que en ningún momento pensó algo malo de lo sucedido. En el versículo 22 del primer capítulo de Job, vemos que este hombre no le echo la culpa a Dios de lo sucedido (Job 1:22).

La fe de Job siguió intacta, pesar de lo que pasaba, no dudó del Señor; al contrario, expresó un par de frases muy valiosas que nos enseña mucho. Sabía que Dios era el dador de todo y que todo le pertenecía a Él: “Jehová dio, y Jehová quitó” (Job 1:21). Sabía que Dios en medio de su providencia no dejaba de ser Dios, y que a pesar de lo sucedido, no miraba a Dios con despropósitos: “¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?” (Job 2:10).

En ambas frases también vemos gratitud de parte de Job. Sabía que lo que había obtenido venía de Dios, y eso muestra su reconocimiento y agradecimiento de lo que Dios había provisto en su vida.

Por último, Job manifestó adoración a Dios, no solamente cuando “se postró en tierra y adoró” (Job 1:20), sino que a pesar de todo lo sucedido decidió no pecar ni “con sus labios” (Job 2:10).

Lo cierto es que Job no perdió todo en su vida, pudo haber perdido emocional y materialmente todo en la tierra, pero no perdió su enfoque en Dios, lo que ayudó a mantener firme su vida espiritual, y por lo tanto, eso fue lo que lo ayudó a salir al final de la prueba bendecido (Job 42).

Talvez usted ha perdido algo en su vida, talvez ha perdido mucho de ella; pero en medio de toda esa prueba, lo que satanás va a querer quitarle no son las cosas tangibles, sino las espirituales. Ojalá en medio de la prueba no nos falte la integridad, la fe, la gratitud y la adoración a Dios.

 

«Señor, ayúdame a no perder mi enfoque en Ti en medio de mis pruebas»

 

Santiago 1:12

“Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s