Vida Cristiana

No te olvides | VIDA CRISTIANA

Hebreos 13.6

Hebreos 13:16

Y DE HACER BIEN Y DE LA AYUDA MUTUA NO OS OLVIDÉIS; porque de tales sacrificios se agrada Dios.”

 

Húngaros Que Sufrían Fueron Ayudados por Unos Países. (500 Ilustraciones; Lerín, A.)

<<Recordamos las deplorables condiciones de hambre, enfermedad y muerte a que estuvieron sometidos los patriotas húngaros en los meses de octubre y noviembre de 1956, porque deseaban su libertad y porque el gobierno ruso los subyugó por la fuerza de las armas. Entonces miles y miles de húngaros lograron salir de su país y refugiarse en Austria. Como el gobierno y el pueblo austriacos, aunque muy hospitalarios, no podían sostener a todos los refugiados, entonces el gobierno y el pueblo de los Estados Unidos de América, Inglaterra, Argentina y otros países, por conducto de la Cruz Roja Internacional y de instituciones religiosas, enviaron dinero, medicinas, ropa y alimentos para los húngaros necesitados y los invitaron a refugiarse en sus respectivos países. Muchos pudieron llegar a esos países sin que les costara el transporte en aeroplano o en barco o en ferrocarril; recibieron facilidades para ser considerados como inmigrantes; y en las ciudades donde se establecieron recibieron demostraciones de simpatía y pronto consiguieron trabajo para sostenerse honrada y decentemente.>>

Ayudar al necesitado y hacer el bien al prójimo son unas de las enseñanzas más expresadas en la Biblia cuando se trata de las relaciones personales. Dios siempre ha deseado que todos los seres humanos vivamos en armonía, amor fraternal, y ayuda mutua. Siempre encontraremos en nuestro camino personas que de una u otra manera necesitarán de nuestro apoyo y atención.

Las manifestaciones de amor al prójimo pueden ir desde dar una prenda de vestir al que no la tiene, un plato de comida al hambriento, un techo al que no tiene donde dormir, ayudar a levantar una caja pesada, abrir la puerta a quienes vienen con sus manos ocupadas, visitar a los enfermos y ancianos en los asilos, etc.

Pero, ¿Por qué el autor del Hebreos menciona que la ayuda es un sacrificio? Sencillo; es un sacrificio porque es presentada como una ofrenda de adoración a Dios. Nuestras buenas obras son simbólicamente representadas como ofrendas de sacrificio. En el Antiguo Testamento vemos que todo lo que se hacía para manifestar el amor a Dios era considerada una ofrenda o un sacrificio.

Además es un sacrificio porque demanda algo de mí. Es nuestro egoísmo el que limita nuestra generosidad y manifestación de amor. Estamos tan enfocados en nosotros mismos que no damos lugar a otra persona. La ayuda a otros demanda de nuestro tiempo, esfuerzo, espacio y recursos materiales. Al ayudar a otros estamos cumpliendo con el segundo mandamiento más importante: Amar al prójimo (Mateo 22:39). Ayudar a otros es una manifestación de una fe genuina (Santiago 2:14-17). Recordando que no somos salvos por obras, pero sí para buenas obras (Efesios 2:8-10).

Siempre habrá personas necesitadas que estarán presentes en nuestras vidas, aprovechemos estas bellas oportunidades para ‘sacrificar’ algo de nosotros como muestra de nuestro amor a Dios y al prójimo, acto que manifestará cuan genuina es nuestra fe.

 

«Señor, ayúdame a despojarme de mí por amor a los demás»

 

1 Pedro 3:8

“Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables.”

3 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s