Un rayo de SABIDURÍA

Radiación | Un rayo de SABIDURÍA

Salmos 119.130

Salmos 119:130

La exposición de tus palabras alumbra;
Hace entender a los simples.”

 

La radiación es la emisión de luz, calor u otra energía que sale de una fuente y que viaja por el espacio y a través de los cuerpos y que tiene determinado poder de penetración.

El 26 de abril de 1986 sucedió un accidente nuclear en la central nuclear de Chernóbil. Este accidente es considerado, junto al accidente nuclear de Fukushima que se dio en el 2011, como uno de los accidentes más graves en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares, y son considerados uno de los mayores desastres medioambientales. Se calcula que la cantidad de los materiales tóxicos radioactivos expulsados en tal accidente fueron 500 veces mayores que lo liberado por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945.

El accidente en Chernóbil causó la muerte de 2 personas en la misma explosión, y 29 personas más que fallecieron en los tres meses siguientes. Pero el daño que causó fue mayor en términos de la radioactividad a la que fueron expuestas más de 600.000 personas que realizaron trabajos de descontaminación. Unos 5.5 millones de personas llegaron a vivir en áreas donde la radioactividad llegó a afectar después del mismo incidente. Y hasta ahora no se tiene un cálculo exacto de cuantas personas quedaron afectadas por tal exposición.

Entre los problemas que más ha afectado a quienes fueron expuestas a la radiación está el cáncer a la glándula tiroides. La exposición a las sustancias liberadas en la explosión destruyó no solamente la vida de las personas, sino también del medioambiente en general.

Hay otra exposición de la cual las personas no pueden evitar de ser afectadas, pero al contrario de los problemas radioactivos que se presentaron en Chernóbil, esta exposición es completamente beneficiosa: “La exposición de tus palabras alumbra”.

La Biblia es la Palabra de Dios, misma que fue inspirada por el Espíritu Santo (2 Timoteo 3:16). La Biblia tiene el poder de alumbrar al hombre para transformarlo, guiarlo, corregirlo, instruirlo, redargüirlo, edificarlo, salvarlo. Su poder es tal, como el poder mismo de Dios. Hace sabio el simple, edifica la vida del sabio, y reprende la necedad del hombre.

La exposición a la Biblia ayudar al hombre “porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12). La Palabra de Dios siempre obrará en el corazón del hombre porque no vuelve a Él sin producir efecto, al contrario, “será prosperada en aquello” para lo cual fue enviada (Isaías 55:11).

Ante tanto beneficio, expongamos nuestra mente, corazón y vida ante la Palabra de Dios diariamente, porque ella “hace entender” aún “a los simples”.

 

«Señor, muchas gracias por Tu preciosa Palabra que transforma mi entendimiento»

 

2 Timoteo 3:16, 17

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

1 reply »

  1. …Así es la palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos. (Isaías 55:11)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s