Evangelismo

Por Fe y Para Fe | VIDA CRISTIANA

Romanos 1.17

Romanos 1:16-17

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.”

 

La salvación es uno de los temas más controversiales que existe. Para la mayoría de las religiones y pensamientos humanos; esta se basa en la capacidad del hombre para conseguirla, mientras que para otras no es necesaria porque no existe tal condenación, solamente una transformación en otro ser a través de la reencarnación, o no hay nada después de la muerte.

Lo que separa al cristianismo de todas ellas es lo que creemos en cuanto a un cielo real, un infierno real, y la forma como obtenemos la salvación, es decir la seguridad de ir al cielo.

Entendiendo primero que “no hay justo, ni aún uno” (Romanos 3:10). El hombre se encuentra en una condición completamente obsoleta, por decirlo así. Es incapaz de conseguir la salvación por sí mismo ya que su pecado lo pone es un estatus, el de la condenación, “porque la paga del pecado es la muerte”, el infierno (Romanos 6:23). Es el pecado lo que ha destituido al hombre “de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).

Es el pecado el que condena al hombre, porque ante la justicia suprema de Dios, para que el hombre pueda librarse de la muerte eterna debía ser completamente justo, es decir nunca haber pecado, condición que nunca se podrá dar “por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12).

Es por esto que Pablo expresa esta gran verdad y firme convicción, él no se avergüenza “del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree”. Entiende que el mensaje del evangelio trae consigo el único medio para dar al hombre la capacidad de salvación.

Debemos comprender que el evangelio es el mensaje de “que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:3-4). Dios, en su inmenso amor, envió a Cristo, Quién murió en la Cruz “por nosotros”, a pesar de que todos somos pecadores (Romanos 5:8).

Es ese poder del mensaje salvífico del evangelio el que nos salva porque nos revela la forma como Dios puede salvar al hombre declarándole justo: La FE; “porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe”. El escuchar el mensaje del evangelio genera en el hombre la fe en el medio provisto para ser salvo, y es esta fe la que produce confianza en la promesa de Dios para obtener esa salvación: “Mas el justo por la fe vivirá”.

Como nos dice Cevallos: <<La fe surge solamente mediante la predicación del evangelio; el evangelio es previo a la fe y despierta la fe. La salvación es siempre obra de Dios y no del hombre.>> Es claro que Pablo lo sabía muy bien esto, por eso no se avergonzaba del evangelio, porque es PODER DE DIOS.

Para que usted o yo podamos estar seguros de que el día de nuestra muerte podamos ir al cielo a la presencia de Dios, debemos depositar nuestra Fe en la obra salvadora de Cristo para ser declarados justos. Así que cabe esta pregunta: ¿Ya es justo, ya es salvo? Es solo POR FE Y PARA FE.

 

«Dios, gracias por enviar a Jesucristo a morir por mis pecados; mi fe en Su muerte, sepultura, y resurrección me otorga la salvación, Amén»

 

Efesios 2:8-9

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s