Vida Cristiana

Tenido por fiel | VIDA CRISTIANA

hechos-9-6-anexo

Tenido por fiel

 

1 Timoteo 1:12-14

Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.”

 

En la segunda película de la saga “Crónicas de Narnia”, al final de la batalla entre los habitantes de Narnia y el ejército telmarino, los cuatro reyes de Narnia se encuentran frente al León Aslan (figura de Jesucristo), y se postran ante Su presencia. A un costado se encontraba el príncipe Caspian, heredero legítimo del trono, y quien batalló con los reyes narnianos para traer la paz y restaurar el orden.

Cuando Aslan pide a los reyes y príncipes de Narnia que se postren ante Él, el joven Caspian no lo hace, pues no se considera digno de ser llamado rey. Aslan, sabía muy bien lo que estaba haciendo y puede ver en el corazón del joven Caspian humildad y prudencia. Con tono profundo, pero con ternura, Aslan le dice a Caspian que claramente sabe quién es él, y es por eso mismo que lo deseaba coronar como rey de Narnia. Ante tal declaración, Caspian se postra ante el León y es coronado rey en presencia de todo el pueblo.

¿Alguna vez se ha sentido digno de tanto amor y bendiciones del Señor? ¿Ha dudado de ser merecedor de tantas bendiciones? Creo que muchos de nosotros lo hemos hecho.

El apóstol Pablo entendía muy bien el significado de ser considerado digno de parte del Señor. En sus propias palabras nos dice: “habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; … fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad.” (1 Timoteo 1:13). Lucas nos relata en la conversión del apóstol que antes de conocer al Señor, camino a Damasco, Pablo iba “respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos” (Hechos 9:1). Era claro que Pablo no se hubiera considerado digno de confianza ante Dios, pero lo que podemos ver es que Dios sabía quién era Pablo y lo que podía ser en Sus manos. Dios sabía el pasado, el presente y el futuro del antes Saulo, y después, apóstol a los gentiles (Romanos 11:13).

Dios desea usarlo, desea “coronarlo” para que cumpla con los planes que Él tiene para usted. Pablo nos da una bella enseñanza, cuando se encontró en su conversión ante Jesucristo expresó “temblando y temeroso”: “… ¿qué quieres que yo haga? (Hechos 9:6). Pablo mostró con esta expresión su entendimiento del Señorío de Cristo, pero fue una manifestación de humildad, deseo de seguirlo en obediencia, reconocimiento que necesitaba guía, e intención de cumplir con los planes de Dios. Fue este inicio lo que lo hizo digno, y con confianza expresó que Dios lo “tuvo por fiel” (1 Timoteo 1:12).

Tomemos la misma actitud y reconozcamos el Señorío de Cristo en nuestra vida, con humildad y honra postrémonos de corazón y digamos en oración: “Señor, ¿qué quieres que yo haga? Hágalo diariamente y vea como Dios lo usa con poder, con su deseo manifestará su intención de serle fiel, y esto lo hará digno de Él. Dios nos extiende Su gracia y misericordia cada día para usarnos, lo que necesita solamente es un corazón postrado ante Él.

 

«Señor, ¿qué quieres que yo haga?»

 

Salmos 101:6

Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo;
El que ande en el camino de la perfección, éste me servirá.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s